La facción de al-Qaida en Yemen confirmó el lunes la muerte del clérigo extremista nacido en Estados Unidos Anwar al-Awlaki a finales del mes pasado y juró vengar el asesinato del prominente propagandista.

Al-Awlaki, de 40 años, murió el 30 de septiembre en un ataque estadounidense efectuado con aviones no tripulados en las montañas de Yemen, siendo la figura de al-Qaida más prominente que es asesinada desde la muerte de Osama bin Laden en mayo durante una incursión de efectivos de Estados Unidos en Pakistán. Al-Awlaki estaba en la mira de Estados Unidos desde que su muerte fue aprobada por el presidente Barack Obama en abril del 2010, convirtiéndolo en el primer estadounidense colocado en la lista de "matar o capturar" de la CIA.

El lunes, al-Qaida de la Península Arábiga (AQPA) dijo en un comunicado colocado en sitios islámicos extremistas de internet que al-Awlaki fue asesinado en un ataque aéreo estadounidense, junto con otros tres combatientes, según la organización SITE Intelligence Group, que monitorea sitios extremistas en internet. AQPA, que se ha convertido en la facción más activa de al-Qaida en los últimos años, juró devolver el golpe.

"La sangre del jeque (al-Awlaki) y sus hermanos no será en vano; hay héroes detrás de él que no duermen bajo opresión, y pronto tomarán represalias", señaló el grupo. "Nosotros y los estadounidenses estamos en guerra: les pegamos y nos pegan, y el final es para aquellos que son pacientes; son ellos los que saldrán victoriosos", agregó.

El ataque que mató a al-Awlaki también costó la vida a otro estadounidense, Samir Khan, quien editaba la revista electrónica de al-Qaida. AQPA dijo que también murieron otros dos combatientes.

Se creía que al-Awlaki, nacido en Nuevo México de padres yemeníes, fue crucial para convertir la filial de al-Qaida en Yemen en lo que funcionarios estadounidenses han calificado como la más significativa e inmediata amenaza para Estados Unidos.