Moscú podría ser sede de negociaciones entre las autoridades y los opositores sirios, afirmó Mijaíl Bogdánov, viceministro ruso de Asuntos Exteriores, en una entrevista difundida hoy por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

"Nuestro modo de ver, el diálogo político amplio, con la participación de todas las fuerzas constructivas, el Gobierno y la oposición, es la única alternativa", dijo Bogdánov al referirse a la situación en Siria.

El viceministro de Exteriores recalcó que Rusia está dispuesta a impulsar ese diálogo, y agregó: "Diré más: hemos sopesado la posibilidad de ofrecer a los sirios, a las autoridades y la oposición, elegir un lugar fuera de Siria, que podría ser incluso Moscú, para celebrar una ronda de conversaciones".

Explicó que en Siria, a nivel provincial, se llevan a cabo conversaciones entre las autoridades y dirigentes locales de algunas fuerzas opositoras, pero que los líderes de los partidos políticos opositores temen ser arrestados, ya que "hay un déficit de confianza en el régimen" del presidente Bachar al Asad.

"En estas condiciones, si ellos (los líderes de la oposición) no pueden viajar a Damasco, se podría pensar en una reunión preparatoria, de sondeo, en el extranjero", dijo Bogdánov, quien reiteró que la capital rusa podría albergar esos contactos.

Recordó que este lunes llega a Moscú una delegación con representantes de diversas organizaciones opositoras sirias, que, "si todo se desarrolla según el plan", serán recibidos en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El pasado día 4, Rusia y China ejercieron su derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para impedir que se aprobara la resolución de condena a Siria por la represión contra los manifestantes.

Moscú argumentó su veto con su oposición a que se repita el "guión libio" en Siria, ya que según Rusia en Libia la OTAN se excedió en el cumplimiento de una resolución de la ONU al ponerse del lado de la oposición al régimen del coronel Muamar el Gadafi y no limitarse a la defensa de la población civil.