La policía belga ha comenzado a liberar a los 48 indignados españoles, belgas y de otras nacionalidades detenidos anoche en un parque de la capital donde se les había denegado el permiso para acampar.

La puesta en libertad se produce en grupos y de forma escalonada, y concluirá a las 12.00 horas (10.00 GMT), informó a Efe un portavoz de la policía de Bruselas.

Tras pasar la noche en el barrio de Etterbeek, los indignados son conducidos al distrito de Koekelberg, a 2 kilómetros del centro de Bruselas, donde se produjeron las detenciones anoche a última hora.

El portavoz explicó que los indignados están autorizados a permanecer durante todo el día en el parque de Elisabeth, pero que a partir de las 22.00 horas (20.00 GMT) tendrán que abandonarlo.

Por la noche, se les ha facilitado la posibilidad de alojarse en un centro a escasos metros del parque, una antigua universidad donde hay agua, electricidad y calefacción.

"Si esta noche vuelven a resistirse a abandonar el parque, nos veremos obligados a actuar como ayer", advirtió el portavoz de la policía.

Un dispositivo policial permanecerá durante la jornada en las inmediaciones de la zona, pero no tiene previsto intervenir más que si se produjeran altercados o se incumplieran las condiciones fijadas sobre el horario para permanecer en el parque, explicó.

Hace unos días la administración de Koekelberg denegó la autorización para establecer el campamento de los indignados en la zona por considerar que el parque Elisabeth es un espacio protegido y no cuenta con los servicios necesarios para acoger ese tipo de reunión.

Los avisos no intimidaron a los recién llegados, que instalaron cerca de una treintena de tiendas en la entrada del parque.

Los indignados decidieron celebrar una primera asamblea para decidir si instalarse en el parque o en el edificio de la universidad.

Después de más de dos horas de espera y a la vista de que no se tomaba ninguna decisión, los efectivos de la policía antidisturbios procedieron finalmente a levantar las tiendas y al filo de las 23.30 horas (21.30 horas GMT) detuvieron a quienes se oponían a abandonar el parque.

Los indignados pasarán una semana en Bruselas, repleta de actividades, que incluyen debates y talleres y que culminará el 15 de octubre con una manifestación a la que esperan que se sumen otros integrantes llegados de Alemania, Reino Unido y otros países.