La XVI Parada del Orgullo Gay de Río de Janeiro reunió hoy en las playas de Copacabana a casi un millón de personas, la mayoría vestidas de blanco, quienes se manifestaron contra la homofobia, según informaron los organizadores.

Bajo el lema "Somos todos iguales ante la paz - Toda forma de violencia debe ser crimen", la caminata recorrió la Avenida Atlántica, la principal del barrio carioca de Copacabana.

El tradicional desfile multicolor esta vez se vistió de blanco, color que predominó como señal de protesta por el aumento de crímenes contra la comunidad homosexual en Brasil.

Los participantes desfilaron detrás de quince "tríos eléctricos", como se conocen a las carrozas gigantes de sonido, que son generalmente animadas por artistas.

El Gobierno regional distribuyó también gratuitamente medio millón de preservativos y cartillas informativas sobre prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Las autoridades, que contaron con 1.180 efectivos entre agentes de las fuerzas del orden y personal privado, no reportaron hasta ahora incidencias del evento que se extenderá hasta casi la medianoche.

El coordinador del proyecto Río Sin Homofobia, de la secretaría regional de Asistencia Social y Derechos Humanos, Claudio Nascimento, destacó que en este año la parada celebra el reconocimiento de la unión civil homosexual por parte de la Justicia brasileña, iniciativa que fue liderada desde Río de Janeiro.