El presidente del Banco Central (BC) de Brasil, Alexandre Tombini, afirmó que la inflación caerá en octubre, pero descartó que a corto plazo alcance un nivel inferior a la meta mínima del 4,5 por ciento, informó hoy la prensa digital.

"La inflación va a retroceder en octubre y de ningún modo superará el nivel de septiembre", cuando llegó al 7,3 por ciento interanual, aseveró Tombini en declaraciones publicadas en la edición en internet del diario Folha de Sao Paulo.

El titular de la autoridad monetaria indicó que la reducción se dará a pesar de un eventual agravamiento de la crisis mundial.

"Estamos acompañando eso. Tenemos datos diarios y ellos están viniendo con un margen entre el 0,30 y el 0,40 por ciento", frente a una tasa mensual del 0,53 y el 0,75 por ciento en octubre de 2010, apuntó Tombini.

En septiembre, el IPCA, que es el índice oficial de la meta de inflación, subió al 7,3 por ciento para los últimos doce meses, el nivel más alto para un período interanual desde 2005.

No obstante, a pesar de la previsión favorable para octubre, Tombini señaló que el emisor no puede adoptar una "política imprevisible" y, a corto plazo, Brasil no alcanzará una meta inflacionaria por debajo del 4,5 por ciento.

Para 2011, el Gobierno de la presidenta, Dilma Rousseff, fijó una meta de inflación entre el 4,5 y el 6,5 por ciento, mientras que la tasa de crecimiento de la economía estará entre el 4,5 y el 5,0 por ciento, según Tombini.