Intensos enfrentamientos se produjeron en El Cairo el domingo por la noche entre el ejército y cristianos coptos, luego que éstos protestaran por un ataque a una iglesia. Diecinueve personas murieron.

Unas 150 personas resultaron lesionadas en los disturbios afuera del edificio de la televisora estatal, junto al río Nilo, informaron funcionarios del Ministerio de Salud. Los testigos dijeron que algunos de los inconformes le arrojaron piedras y botellas a los soldados y es posible que le hayan quitado armas a los militares para emplearlas contra ellos.

Los choques se extendieron a la cercana Plaza Tahrir y al área circundante, atrayendo a miles de personas. Hubo un intercambio de pedradas y bombas caseras.

En un momento dado, un grupo de jóvenes acompañados de al menos un policía antimotines arrastraron a un manifestante una distancia larga, tomándolo de sus piernas.

Los manifestantes dijeron que su protesta comenzó como un intento pacífico de acampar frente al edificio de la televisora, pero dijeron que luego los comenzaron a atacar sicarios vestidos de civil, quienes les arrojaron piedras y les dispararon perdigones.

"La protesta era pacífica. Queríamos acampar para inconformarnos, como es usual", dijo Essam Khalili, un manifestante que traía una camisa blanca con una cruz dibujada en ella. "Unos rufianes nos atacaron y un vehículo militar saltó sobre una acera y pasó encima de cuando menos 10 personas. Yo los vi".

Wael Roufail, otro manifestante, corroboró la versión.

"Yo vi el vehículo que pasaba encima de los manifestantes. Luego nos dispararon", dijo.

Khalili dijo que los inconformes le prendieron fuego a los vehículos del ejército cuando vieron que golpeaban a sus compañeros.

Las tomas de los disturbios captadas por la televisión mostraron a algunos de los manifestantes coptos atacando a un militar, mientras un sacerdote intentaba protegerlo. Un soldado cayó al suelo llorando mientras llegaban ambulancias al lugar.

Los cristianos culpan al consejo militar de Egipto, que ejerce el gobierno interino del país, de ser demasiado condescendiente con los que están detrás de una serie de ataques anticristianos desde la expulsión del presidente Hosni Mubarak en febrero.

La minoría copta en Egipto representa un 10% de los 80 millones de habitantes. En el caótico período de transición y el vacío producido tras el levantamiento de este año, los cristianos están cada vez más preocupados por la manifestación de poder de los islamistas ultraconservadores.

Follow us on twitter.com/foxnewslatino
Like us at facebook.com/foxnewslatino