El principal órgano de planificación económica de China reducirá a partir de hoy el precio de la gasolina y del diesel en unos 47 dólares (35 euros) por tonelada, gracias a la caída del precio global del crudo y en un nuevo intento por frenar la inflación.

El recorte equivale a un 3,5 por ciento.

La Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (CNRD), el órgano planificador, recortará a partir de hoy 0,22 yuanes (0,034 dólares o 0,025 euros) por litro en el precio de la gasolina y 0,26 (0,040 dólares o 0,030 euros) en el caso del diesel.

Se trata del primer recorte en el precio del combustible desde el 1 de junio de 2010, ya que en los últimos 16 meses la comisión subió el precio en cuatro ocasiones debido a la escalada del mismo en los mercados internacionales.

El sistema actual de precios del combustible en China se implantó en 2009, y confiere a la CNRD el derecho a ajustar los precios nacionales en función de los de referencia del Brent, Cinta y Dubai en un 4 por ciento en un periodo de 22 días laborables.

Las actuales perspectivas para la economía global han afectado a la baja el precio del crudo, por lo que China ha podido aplicar el recorte.

Según el diario oficial "China Daily", los consumidores chinos han recibido con esperanza el recorte de precios, ya que el combustible se mantenía en récord histórico desde abril, lo que había provocado un gran malestar entre los taxistas y otros transportistas.

Desde que Pekín introdujo en 2009 el nuevo mecanismo de precios, el precio del combustible registró diez subidas y seis reducciones.

Con la última reducción, Pekín intenta también contener la inflación, que en agosto alcanzó un 6,2 por ciento, después de marcar récords del 6,5 por ciento, muy por encima del objetivo marcado del 4 por ciento para todo el año.