El ministerio alemán de Exteriores lamentó hoy el asesinato del líder opositor kurdo y miembro del Consejo Nacional Sirio (CNS) Mashaal Tammo, "una víctima más del brutal régimen de la ilegalidad" del dictador Bachar Al Asad.

En un comunicado, el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, se mostró "consternado" por la muerte a tiros ayer del activista prodemocrático cuando estaba en su casa en Qamishli, en el noreste del país.

"Él tenía la valentía de perseguir una nueva Siria basada en la libertad, la democracia, la tolerancia y la dignidad humana, y se había convertido en un ejemplo para muchos sirios", aseguró.

Westerwelle agregó que "el régimen de Damasco se niega a cambiar" y que recurre a la violencia contra la oposición, por lo que "la presión internacional no cesará, sino que seguirá en aumento".

"Una política de violencia cruda fracasará en último término", afirmó.

Por último, Westerwelle subrayó que Alemania trabajará en la comunidad internacional a favor de las personas de Siria, y evitó referirse a los escollos que encuentran las discusiones multilaterales para lograr un consenso en las Naciones Unidas.

Tammo y al menos otras 15 personas murieron en Siria ayer, en una jornada en apoyo al CNS, por la represión de las fuerzas leales a Al Asad.

De acuerdo con los datos de la oposición, cerca de 3.000 personas han fallecido en el país desde el comienzo de las protestas prodemocráticas el pasado marzo.