El mariscal de campo de los Steelers de Pittsburgh Steelers, Ben Roethlisberger, sigue mejorando de un esguince en el pie izquierdo, lo que le permitió realizar el entrenamiento completo con el resto del equipo.

El trabajo de Roethlisberger hace pensar que al final va a poder jugar el partido del domingo cuando los Steelers se enfrenten a los Titans de Tennessee.

Aunque no ha podido recuperarse completamente de la lesión Roethlisberger continúa participando en los entrenamientos del equipo, que es lo más importante para asegurar su titularidad.

Roethlisberger, que entrenó portando una férula en el pie izquierdo, dijo que para poder participar en el partido tendrá que ser inyectado.

Aseguró que la inyección le aliviará el dolor y le permitirá desempeñarse casi normalmente sobre el emparrillado.

Como medida adicional de seguridad comentó que usará una placa de metal en un zapato más grande para tener mayor apoyo.