El cantante español Julio Iglesias, quien hoy comienza una gira de ocho conciertos en varias ciudades brasileñas, admitió que "era un mal cantante" cuando grabó sus primeras canciones al explicar su decisión de volver a grabarlas compiladas en el álbum "Volumen I".

En la entrevista con el diario Folha de Sao Paulo, Iglesias explicó que "con el tiempo uno solo mejora y dentro de diez años voy a estar mejor todavía".

Canciones como "Hey", "Me olvidé de vivir" y "Manuela" forman parte del nuevo trabajo del cantante de 68 años, que incluye algunas de las versiones cantadas por él en portugués y que sale al mercado en medio de una crisis que también afecta a la industria discográfica.

"Hay crisis, pero la música y el artista siempre van a existir. El resto se consigue", subrayó.

Después de Estados Unidos, Brasil es el país en el que más se ha presentado el cantante español y en esta gira el artista incluyó la ciudad de Olinda (Pernambuco), en la región nordeste del país, "que es la más pobre, pero espanta sus males cantando", apuntó Iglesias.

De otro lado, el carismático cantante manifestó que su hijo Enrique Iglesias "es un campeón" en la carrera artística que asumió al seguir el ejemplo de su padre, pero el joven cantante "se debe preocupar menos con la música y enamorar más".

Con más de 300 millones de copias vendidas y grabadas en diferentes idiomas, Iglesias vuelve a Basil para presentarse hoy y mañana en el teatro HSBC de Sao Paulo, el martes estará en Olinda, el jueves en Brasilia y el 15 en Curitiba.

La gira concluye con los conciertos del 17 de octubre en Río de Janeiro, el 20 en Porto Alegre y dos días después en Florianópolis.