La Unión socialcristiana (CSU) de Baviera, socia de los cristianodemócratas de la canciller alemana, Angela Merkel, cerró hoy su congreso anual con la victoria de su corriente interna más europeísta.

Tras los discursos políticos de la jornada del viernes y los primeros compases de esta mañana, los cerca de mil delegados políticos congregados en Nuremberg eligieron de forma mayoritaria a Horst Seehofer para seguir liderando la formación y votaron al ministro federal de Transporte, Peter Ramsauer, para la Vicepresidencia -de las cuatro de la CSU- que quedaba libre.

Seehofer obtuvo un respaldo masivo de su partido para seguir al frente durante dos años más, al sumar el 89,9 por ciento de los sufragios, por encima del 88,1 por ciento que obtuvo en 2009.

Por su parte, Ramsauer obtuvo 440 papeletas a favor y desbancó por poco al otro candidato para el puesto, el euroescéptico y polémico Peter Gauweiler, que con su retórica contra los rescates financieros sumó 419 votos.

"Nosotros no tenemos que tener miedo de nadie, queridos amigos. Tenemos las mejores cabezas, tenemos los mejores programas", aseguró Seehofer en su discurso central.

Además, trató de insuflar orgullo y seguridad a sus filas de cara a las elecciones regionales de Baviera de 2013 y a las estatales de ese mismo ejercicio, pese a que la coalición de centroderecha en el gobierno se encuentra en mínimos de popularidad.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, la CSU y los liberales del FPD, los tres partidos de la coalición del Gobierno alemán, apoyaron recientemente en el Bundestag (Parlamento) la ampliación del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF), aunque 15 de sus diputados votaron en contra o se abstuvieron.

Seehofer considera que este fondo no debe volver a ampliarse y que los países que acumulan permanentemente nuevas deudas deberían ser amenazados con su expulsión de la eurozona.