Un alto funcionario del Departamento de Energía de Estados Unidos vinculado al programa de préstamos federales que benefició a Solyndra renunció, en medio de las investigaciones sobre la financiación que recibió esa empresa de energía solar, alabada por el Gobierno antes de quebrar.

El secretario de Energía, Steven Chu, explicó hoy en un comunicado que Jonathan Silver, director del programa de préstamos federales desde noviembre de 2009, se fue porque una parte importante de la iniciativa concluyó el pasado viernes.

Sin embargo, la salida de Silver es para los republicanos una prueba más de que pudo haber irregularidades en la garantía del préstamo de hasta 535 millones de dólares que recibió Solyndra del Departamento de Energía en 2009. Del total, la compañía, con sede en Fremont (California), utilizó 528 millones.

Solyndra, que fue la primera empresa de energía renovable en recibir una garantía de préstamo federal con bajas tasas de interés dentro de un controvertido programa de estímulo económico aprobado en 2009, se declaró en bancarrota a principios de septiembre y despidió a 1.100 empleados.

Los republicanos aseguran que la escasa supervisión del programa de préstamo pudo deberse a que el principal inversionista de Solyndra tiene vínculos con George Kaiser, un donante de la campaña para la reelección del presidente Barack Obama en 2012.

Además de una investigación abierta en el Congreso, el préstamo es objeto de otras pesquisas en el FBI y en los Departamentos de Energía y del Tesoro.

Los legisladores han pedido todas las comunicaciones respecto a Solyndra entre el Departamento de Energía y la Casa Blanca, y también toda la correspondencia con el Departamento del Tesoro.

Hoy, antes de conocerse la salida de Silver, Obama volvió a defender en una rueda de prensa en la Casa Blanca el programa de préstamos que benefició a Solyndra y argumentó que la quiebra de esa empresa no puede servir para desacreditar a todo el proyecto.

"Sabíamos desde el principio que iba a implicar algunos riesgos. Hubo algunas empresas que no funcionaron. Solyndra fue una de ellas", comentó Obama.