Arnold Schwarzenegger — el fisicoculturista, astro del cine y ex gobernador que enfrenta un difícil divorcio — invocó el viernes su vida como modelo para los jóvenes durante la inauguración formal de un museo dedicado a él en su natal Austria.

Cientos de sus seguidores desafiaron la lluvia y las frías temperaturas de estos meses para festejar al austriaco vivo más famoso en el museo, ubicado en la casa de dos pisos donde Schwarzenegger nació en el poblado de Thal.

El museo, abierto desde julio, contiene artículos que incluyen su primera pesa, la cama de metal en la que dormía cuando era joven, varios modelos tamaño natural del "Terminator" y el escritorio de madera oscura pulida en el que se sentaba cuando era gobernador de California.

Schwarzenegger también develó una estatua de bronce de sí mismo en traje de baño flexionándose como el joven culturista cuyos enormes bíceps le abrieron las puertas de Hollywood, donde cultivó la gran popularidad que le facilitó ganar la gobernación del estado.

Bajo un paraguas, Schwarzenegger aprovechó la ocasión para pronunciar un discurso dirigido a sus seguidores jóvenes. Invocando el título de una de sus primeras películas, les dijo que todo es posible siempre y cuando permanezcan "hambrientos".

Dijo desear que cualquier persona que visite el museo "comprenda que todo el mundo puede ser exitoso a su propio estilo".

"Mi éxito personal tiene menos que ver con los millones de dólares o los encabezados en los medios de comunicación que no siempre son positivos, y tampoco con recibir una palmada en el hombro por parte de Barack Obama y otras personalidades famosas en el mundo", dijo. "El éxito personal es resultado de la determinación, el trabajo duro y el empecinamiento".

"Para mí, este no es sólo un museo", agregó al tiempo que señalaba la casa de paredes amarillas detrás de él. "Es también un símbolo de la voluntad... todo el mundo tiene una oportunidad".

Schwarzenegger estuvo acompañado por su hijo Patrick, de su matrimonio con Maria Shriver, de la que se está divorciando. Pero el museo muestra fotografías de ambos en épocas más felices, y el actor describió la boda con Shriver como uno de los días "que recuerdo con gran afecto".

La unión se derrumbó después de que Schwarzenegger reconoció ser el padre de un hijo fuera del matrimonio, algo que al menos algunos de sus seguidores reunidos el viernes insinuaron que opacó su reputación.

"Los austriacos estamos orgullosos de él y de lo que logró", dijo Gottfried Karner, de la ciudad norteña de Steyr. "Pero hay ciertas cosas que hizo con las que uno no está de acuerdo".

___

Entérate de lo último del mundo del espectáculo y la cultura en http://twitter.com/AP_Espectaculos/