El presidente el Senado de Arizona, Russell Pearce, y su rival en una elección extraordinaria sostuvieron el jueves su primer debate, en el que discutieron sobre la inmigración ilegal y su impacto económico en la educación y los negocios.

Pearce se enfrentará al superintendente de escuelas privadas Jerry Lewis, un colega republicano, en la elección del 8 de noviembre en un referéndum que busca destituirlo.

El líder del Senado es conocido a nivel nacional por hacer campaña en favor de las leyes contra la inmigración ilegal, entre ellas la SB1070. Un juez federal impuso algunas previsiones clave a la ley — que está pendiente — y la gobernadora Jan Brewer está pidiendo a la Corte Suprema de Estados Unidos que ratifique la ley y le permita entrar en vigor.

La ley requeriría que todos los inmigrantes obtengan o porten documentos migratorios y requiere que la policía, mientras hace cumplir otras leyes, interrogue a las personas sobre su estatus migratorio si es que existe una sospecha razonable de que están en Estados Unidos sin autorización legal.

Pearce defendió el derecho de Arizona de aplicar las leyes migratorias y se opuso a una declaración del moderador de que la ley SB1070 ha dañado la reputación del estado y costó millones de dólares al turismo.

"Arizona sufre por una gran reputación, no por una mala", dijo. "Hemos cambiado el debate en Washington, D.C."

Lewis recibió la misma cantidad de abucheos y aplausos luego que criticó lo que calificó como leyes "poco sistemáticas" y "anticuadas" e hizo un llamado a una forma "más humana" de abordar el tema migratorio de manera que funcione.

Otro moderador preguntó a Pearce y Lewis si estaban preocupados por las probabilidades de supervivencia de la industria agrícola de Arizona sin la mano de obra migrante, y puso como ejemplo la situación en Georgia y Alabama, estados que recientemente aprobaron estrictas leyes migratorias que podrían generar un problema financiero para las industrias agrícolas estatales, que dependen de la mano de obra de los inmigrantes para cosechar y procesar cultivos.

Pearce piensa que Estados Unidos debe rehacer su sistema de visas para ayudar a satisfacer la creciente demanda de agricultores. Lewis dijo que los estadounidenses no cubrirán empleos en el campo, pero no ofreció solución al asunto a excepción de un llamado general a una reforma migratoria.

___

Amanda Lee Myers está en Twitter como @AmandaLeeAP