La policía brasileña detuvo el viernes a 13 personas en un operativo para desarticular una red delictiva internacional dedicada al contrabando e integrada por miembros de la mafia israelí.

La policía federal indicó en un comunicado que los israelíes formaban parte de la organización criminal denominada "Abergil Family" involucrada en varios países en actos ilícitos como prostitución, narcotráfico, apuestas ilegales y agiotaje.

En Brasil, la policía los acusó de explotar máquinas tragamonedas y contrabandear automóviles de lujo y piedras preciosas. La ley brasileña prohibe la importación de autos usados y únicamente lo autoriza si el carro tiene más de 30 años y es adquirido por un coleccionista.

Las detenciones se produjeron en los estados de Rio de Janeiro y Espirito Santo, incluyendo la de un israelí cuyo nombre no fue revelado que sería el jefe de la cuadrilla y el responsable de la importación de los carros. La policía aún busca a otras nueve personas.

Entre los detenidos hay tres agentes de la policía de Rio sospechosos de colaborar con la red.

El superintendente de la policía federal de Rio, Valmir Lemos de Oliveira, dijo a periodistas que inicialmente se calcula que hay entre 80 y 100 autos introducidos ilegalmente a Brasil entre 2009 y 2011, aunque admitió que la cifra podría llegar a 500.

La policía también decomisó 100 kilos de piedras preciosas que habrían sido introducidas ilegalmente a Brasil.

Oliveira señaló que varios vehículos de lujo fueron incautados en una venta en la zona oeste de Rio de Janeiro, donde también recogió dinero y joyas.

Un total de 500 policías federales y 150 agentes del organismo tributario participaron del operativo para detener a los sospechosos y recoger los bienes contrabandeados.