Miles de personas se manifestaron hoy en la capital y otras ciudades de Jordania para exigir la dimisión del Gobierno del primer ministro Maruf Bajit por su supuesto fracaso en adoptar reformas democráticas y medidas contra la corrupción.

Más de 2.000 activistas se congregaron en las afueras de la Gran Mezquita Huseini, en el centro de Ammán, en una marcha bajo el lema "Las reformas políticas son nuestra senda para erradicar la corrupción", encabezada por el exprimer ministro Ahmed Obeidat.

Obeidat es presidente del Frente para la Reforma y un destacado miembro del grupo conservador islámico Hermanos Musulmanes y su brazo político el Frente de Acción Islámico.

Los manifestantes corearon consignas que piden reformar el régimen, la dimisión del Gobierno y la disolución del Parlamento, y expresaron su decepción por la labor del Ejecutivo al adoptar cambios políticos y actuar satisfactoriamente contra los corruptos.

En un discurso durante la marcha, Obeidat alegó que las enmiendas constitucionales recientemente asumidas por el Parlamento y aprobadas por el rey de Jordania Abdalá II "no satisfacen las aspiraciones del pueblo".

"Nosotros deseamos reformas que garanticen sinceramente el proceso electoral y que impidan toda forma de intervención", agregó el dirigente político, en alusión a las acusaciones con que los responsables de seguridad intentan obstaculizar la introducción de reformas.

Asimismo, agregó que su frente se opondrá "firmemente a la corrupción y a todas las conspiraciones que se están urdiendo contra Jordania".

Manifestaciones similares tuvieron lugar en las ciudades jordanas de Karka, Tafileh, Maan, Jerash y Salt,

Mientras, en la ciudad de Irbid, 80 kilómetros al norte de la capital, la policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a grupos reformistas y leales a la monarquía que se estaban enfrentando, según testigos presenciales.