Uno de los cinco agentes cubanos condenados por espiar para el gobierno de Cuba fue excarcelado el viernes de un reclusorio federal, el primero del grupo en completar sentencias impuestas hace una década.

René González, de 55 años, fue liberado en la madrugada del reclusorio de Marianna tras cumplir 13 años de una sentencia de 15. Su abogado Phil Horowitz dijo a The Associated Press que recogió a González en la cárcel alrededor de las 4:30 de la madrugada (0830 GMT).

Afuera de la prisión lo esperaban sus hijas, su padre y un hermano que viajaron especialmente de Cuba, según el portal de internet del gobierno cubano Cubadebate.

Su esposa que permaneció en Cuba, Olga Salanueva, dijo a Cubadebate que pudo hablar con él por teléfono.

"Cuando me llamó se le sentía eufórico. Nuestras hijas lo filmaban para que yo pueda ver lo que me perdí. Luego me llamó nuevamente, iban en un auto hacia el lugar donde se alojará estos días hasta presentarse al oficial de probatoria", indicó la mujer.

Ahora González, nacido en Chicago y con ciudadanía cubana y estadounidense, debe cumplir tres años de libertad condicional en Estados Unidos a no ser que su abogado pueda convencer a una jueza federal de Miami que le autorice regresar a Cuba.

Horowitz dijo que González quiere permanecer fuera de la luz pública en un lugar no revelado "en cualquier lugar desde Puerto Rico a Hawai". El abogado indicó que su cliente está rechazando las solicitudes de entrevistas y que se siente un poco preocupado por su seguridad.

"Lleva 13 años en prisión. Creo que es hora de darle un poco de paz", señaló. "Creo que necesita algo de tiempo para someterse a una descompresión".

González y otros cuatro agentes de la isla, conocidos como los Cinco Cubanos, fueron declarados culpables en el 2001 de formar parte de una cadena de espionaje llamada "Red Avispa", que buscaba infiltrarse en instalaciones militares del sur de la Florida, grupos de exiliados cubanos y políticos anticastristas para informar a las autoridades en Cuba.

Uno de los cinco fue declarado culpable de asociación ilícita para matar a raíz del derribo en 1996 por cazas cubanos de aviones de la operación "Hermanos al Rescate", que arrojaba volantes prodemocracia en Cuba y ayudaba a los inmigrantes que intentaban llegar a Estados Unidos.

González, un piloto, voló con el grupo en algunas misiones anteriores como parte de su perfil encubierto en que se hacía pasar como un presunto miliciano anticastrista, de acuerdo con documentos de la corte.

El gobierno cubano los considera héroes que intentaron evitar ataques contra la isla, y desde hace tiempo ellos y sus partidarios han insistido que sólo estaban en Estados Unidos para detectar y prevenir ataques violentos contra su país, principalmente por parte de grupos de exiliados en Miami.

Luis Mariano Ochoa, un empleado cubano de 49 años y vecino de La Habana, tiene la misma opinión.

"Pienso que es una injusticia lo que están haciendo con él, porque si él cumplió la pena lo correcto es que lo manden acá con su familia, pero también pienso que a los otros (cinco)", afirmó. "Nos protegieron... son héroes. Son héroes".

Por su parte, Felipa Martínez, una jubilada y ama de casa de 63 años, consideró que "ellos ahí estaban tratando de evitar que siguieran los atentados que se estaban haciendo aquí (en Cuba), por eso se los considera héroes. Ellos estaban indefensos allá (en Estados Unidos)".

"Pienso que esa liberación (de René González) no es tal porque implica estar allá (en Estados Unidos). Es un peligro total, es para aparentar que (los estadounidenses) son legales", agregó.

Los reclusos y sus partidarios se quejaron de que Miami era una ciudad evidentemente parcial para llevar a cabo el juicio, efectuado tras la controvertida decisión de Estados Unidos de enviar al niño Elián González de vuelta con su padre en Cuba. Elián y René González no están emparentados.

El jovencito cubano había sido hallado flotando agarrado de una cámara de neumático frente a Fort Lauderdale, uno de tres sobrevivientes de un bote que se hundió mientras trasladaba a cubanos que intentaban irse a Estados Unidos. Su madre estaba entre los que se ahogaron.

En su audiencia de sentencia en diciembre del 2001, René González no se mostró arrepentido, y dijo que los hombres "fueron declarados culpables de haber cometido el delito de ser hombres de honor".

"No tengo de qué arrepentirme", señaló.

José Basulto, que encabeza Hermanos al Rescate, llamó "traidor" a González, y dijo que debería renunciar a su ciudadanía estadounidense y volver a Cuba.

"Si algo le llegara a pasar, sé que nos culparán de inmediato", señaló Basulto. "Déjenlo irse a Cuba, y si algo le pasa, que sea allá".

Los tres años de libertad condicional comenzaron desde el momento en que González salió de la cárcel federal en Marianna, en el extremo noroccidental de la Florida.

La jueza federal de distrito Joan Lenard en Miami se negó en un principio a modificar los términos de dicha libertad para permitirle volver a Cuba, pero dijo que él tenía derecho a volver a solicitar el cambio. Horowitz indicó que él lo hará en un futuro cercano.

"Ellos (los estadounidenses) se excedieron con la medida a los cinco; son exageradas. Es una burla lo que hicieron y es hora de que (René González) llegue ya", afirmó Orestes Machado, un fumigador cubano de 46 años.

González tiene a su esposa y a dos hijas en Cuba; su mujer también fue implicada en la red de espionaje y deportada tras el arresto de los hombres. No puede volver a Estados Unidos legalmente, y la pareja no se ha visto durante más de una década.

La principal fiscal del caso, la vicefiscal federal Caroline Heck Miller, dijo que Estados Unidos se opone a permitir que González regrese a Cuba porque podría reanudar su carrera de espionaje valiéndose de su ciudadanía estadounidense, y porque ello "lo pondría efectivamente más allá de cualquier supervisión por parte de la corte".

"Representa una amenaza particular y a largo plazo para este país", afirmó Miller en documentos judiciales.

La representante federal republicana Ileana Ros-Lehtinen, quien vive en Miami y encabeza el Comité de Asuntos Extranjeros de la Cámara de Representantes, dijo que Estados Unidos no debería retener a González.

"René González, al igual que el régimen al que sirve, es un enemigo de Estados Unidos", dijo Ros-Lehtinen, estadounidense de ascendencia cubana. "Tiene las manos manchadas de sangre estadounidense y dedicó su vida a lastimar a nuestro país en nombre de un régimen que patrocina el terrorismo desde el estado".

_____

Anderson reportó desde Miami. Las corresponsales de AP Laura Wides-Muñoz desde Miami y Andrea Rodríguez desde La Habana contribuyeron con este despacho.

_____

Curt Anderson puede ser contactado en Twitter: http://twitter.com/Miamicurt