La inflación en Brasil se disparó en septiembre y acumuló 7,31% en los últimos 12 meses, lejos de la meta oficial, informó el viernes el organismo de estadística.

Se trata del nivel más alto acumulado en 12 meses desde junio de 2005, cuando había sido de 7,27%, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La inflación de septiembre fue de 0,53%, por encima del 0,45% del mismo mes del año anterior y del 0,37% registrado en agosto, informó el IBGE.

El Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), principal indicador inflacionario de Brasil, superó en los últimos 12 meses la meta fijada por el Banco Central de 4,5% con un margen de variación de dos puntos porcentuales, lo que llevaría el tope a 6,5%.

Según el IBGE, la inflación de septiembre se vio presionada por el incremento en los precios de alimentos, que subieron 0,64% y son el grupo de más peso en el IPCA.

El sector transporte subió 0,68% a causa del incremento en los pasajes aéreos y los combustibles, mientras que el grupo de vestimenta tuvo un incremento de precios de 0,8%.

El IPCA es utilizado por el Banco Central como instrumento para determinar variaciones en la tasa referencial de intereses Selic, actualmente de 12% anual.

La tasa Selic fue reducida en septiembre en medio punto porcentual luego de que el Banco Central anticipó una reducción en los precios al consumidor como efecto de la crisis global, pero tal disminución no se dio en el último mes.