El ciclón "Philippe" perdió hoy intensidad y se transformó de nuevo en una tormenta tropical en el Atlántico al bajar sus vientos máximos sostenidos a 110 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

"Se pronostica que continuará debilitándose durante los próximos dos días y es probable que pierda sus características tropicales el domingo", vaticinó el CNH, con sede en Miami, en su boletín de las 21.00 GMT.

"Philippe" se encontraba a esa hora a 1.035 kilómetros al este de las Bermudas, se desplaza hacia el este-noreste a 20 kilómetros por hora.

La tormenta girará hacia el noreste y luego al norte-noreste en las próximas 48 horas.

En lo que va de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, que comenzó el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, se han formado 16 tormentas tropicales, de las que cinco, incluida "Philippe", se convirtieron en huracanes y tres de ellos fueron ciclones de gran intensidad.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés) pronosticó que durante la temporada se formarán entre 14 y 19 tormentas, de las que de 7 a 10 se transformarán en huracanes.

De ellos, entre 3 y 5 podrían ser huracanes de gran intensidad, con vientos superiores a los 178 kilómetros por hora.