El veterano actor estadounidense Martin Sheen nació en Ohio y, pese a no hablar gallego ni español, está orgulloso de sentirse parte de Galicia, la tierra donde nació su padre hace más de un siglo y el escenario de su nueva película, un proyecto centrado en el Camino de Santiago.

"Estoy extremadamente orgulloso de ser gallego", aseguró el actor en Nueva York durante una entrevista con Efe, en la que reconoció su "admiración total" hacia ese "carácter", marcado, a su juicio, "por la independencia y la determinación a la supervivencia pase lo que pase en España o en el mundo".

Sheen, de 71 años, está esta semana en la ciudad de los rascacielos para promocionar "The Way", una cinta que retrata el viaje de un peregrino estadounidense por la icónica ruta del Camino de Santiago, bajo la dirección de su hijo Emilio Estévez y que se estrena hoy en varios cines de Estados Unidos.

"Adoro la independencia que se respira en Galicia y que desprenden los gallegos. Son españoles, pero tienen un carácter muy independiente y así era mi padre", dijo el actor, cuyo nombre real es Ramón Estévez, hijo de un emigrante gallego llamado Francisco Estévez, que se instaló, como tantos otros, en Estados Unidos.

"Los gallegos son algunos de los mayores exploradores del mundo y mi padre fue uno de ellos", señaló el popular protagonista de películas como "Apocalypse Now" o series de tanto éxito como "The West Wing", quien ahora tiene "el honor" de presentar al público estadounidense un fragmento de la tierra de su padre con "The Way".

Sheen reconoce que la cinta es su "particular homenaje" a la sangre española que corre por sus venas y que ha podido celebrar en colaboración con el mayor de sus hijos, el también actor, director y guionista Emilio Estévez.

"Yo conocía el camino y sabía que algún día lo seguiría, aunque nunca imaginé que la manera sería esta", explicó el actor sobre su participación en un proyecto que ha permitido a su familia "cerrar un círculo".

El artista visitó España por primera vez en 1969, con sus hijos Emilio y Ramón, con quienes estuvo en la casa de su padre en la parroquia de Parderrubias, en el municipio pontevedrés de Salceda de Caselas, donde durmieron "en la mismísima cama" en la que había nacido su padre en 1898.

"La primera muestra de mi herencia española se la di a mis hijos al elegir sus nombres: Emilio, Ramón y Carlos (Charlie Sheen). Todos tienen nombres españoles y yo nunca me cambié el mío oficialmente", indicó el actor, quien reconoce, sin embargo, que sus vástagos han encontrado siempre la manera de llegar a sus raíces españolas solos.

Para Ramón fue la decisión de estudiar en Madrid lo que le hizo "enamorarse" del país de su abuelo, mientras que Emilio tuvo que esperar a concebir "The Way" para "darse cuenta de que vive como un gallego más".

"Mi hijo se ha dado cuenta de que, como muchísimos gallegos, cultiva sus propios alimentos y viñedos, tiene gallinas y abejas, es un granjero orgánico. En Galicia se sintió como en casa", explicó el actor, quien además tiene un nieto, Taylor, casado con una española y viviendo en la ciudad de Burgos.

"La conexión con España se ha completado con ellos. Es maravilloso ver cómo todos celebran sus raíces españolas", dijo Sheen a Efe.

En "The Way", estrenada en España en noviembre de 2010, Sheen se pone en la piel de un oftalmólogo californiano que viaja a Francia a recoger el cadáver de su hijo, fallecido cuando empezaba a recorrer el Camino de Santiago.

En lugar de regresar a Estados Unidos, el hombre decide concluir la caminata iniciada por su hijo, con lo que inicia "un camino interno y también real en búsqueda de respuestas", indicó el actor.

Sheen se mostró "muy impresionado" por la recepción que de momento el público estadounidense, "particularmente los jóvenes", ha dado a la película, que se ha podido ver ya en algunas sesiones especiales y también benéficas en varias ciudades.

"Creo que el próximo año van a ver en España muchos peregrinos de Estados Unidos, así que la industria turística va a estar muy feliz", explicó el actor, quien recomendó a todo el mundo realizar "algún peregrinaje empezando en el corazón hasta dejar atrás todos los aspectos negativos que se lleven dentro".

Por David Valenzuela