La patronal estadounidense creó 103.000 puestos de trabajo en septiembre, un aumento leve tras varios meses de parálisis, informó el viernes el gobierno.

Con todo, la creación de empleos sigue siendo demasiado baja para reducir la tasa de desempleo, que quedó en el 9,1% por tercer mes consecutivo.

El Departamento de Trabajo revisó en alza los dos meses anteriores para revelar que el ritmo de contratación por las empresas fue superior a lo estimado inicialmente.

Casi la mitad de las mejoras del mes pasado se debieron al regreso al trabajo de 45.000 empleados de la telecom Verizon, que habían estado en huelga.

El promedio de creación de empleos en los últimos cinco meses fue de 75.000. La economía debería crear el doble sólo para mantener el crecimiento de la población.

La escasa creación de empleo ha dejado en una incómoda posición al presidente Barack Obama a poco más de un año de los comicios del 2012.

Ya que Obama encara una difícil campaña para convencer a los estadounidenses que merece un segundo mandato en el 2012 y la caída en picada de su popularidad, los republicanos lo consideran vulnerable y han bloqueado gran parte de su agenda legislativa.

Obama ha defendido en los últimos días con renovado ardor su nuevo plan de estímulo económico, alegando que creará empleos y reducirá el paro.

Obama sostuvo el martes que sin los 447.000 millones de dólares de su último plan de estímulo la contratación de personal será menor. Agregó que su proyecto de ley podría impedir una nueva recesión en caso de empeorar la crisis de la deuda soberana europea.

El sector privado agregó 137.000 empleos en septiembre, mucho más que en agosto, pero menos que la cifra revisada de julio. El gobierno eliminó 34.000 empleos y las autoridades municipales hicieron lo mismo con maestros y otros empleados escolares.

Por sectores, fueron creados empleo en la construcción, comercios detallistas, servicio de contratación temporal y cuidados médicos. Empero, el sector fabril redujo sus plantillas por segundo mes consecutivo.

El departamento revisó las estadísticas de agosto para indicar un aumento de 57.000 empleos, frente al cero calculado anteriormente. La estadística de julio fue revisada a 127.000 empleos, de 85.000.

Más estadounidenses trabajan a tiempo parcial pero preferirían hacerlo a tiempo completo. Agregados a los parados que han dejado de buscar empleo, el índice de los llamados "subempleados" subió al 16,5%.