El pleno del Congreso de la República amplió hoy durante diez años la aplicación de un impuesto extraordinario de 15 dólares a los viajeros que ingresan al territorio peruano.

La decisión mantiene vigente durante ese período la ley del Fondo y el Impuesto Extraordinario para el Desarrollo del Turismo Nacional, que es administrado por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo.

Los recursos se destinan a la estatal agencia de promoción Promperú y al Plan Copesco Nacional, que establecen, junto a un comité integrado por los gobiernos regionales y operadores privados, un plan para la ejecución de obras de desarrollo turístico.

Según una nota oficial del parlamento, el año pasado el país recibió dos millones de turistas y el impuesto permite que se recaude más de 2.000 millones de dólares anuales en divisas.

La propuesta para ampliar la vigencia del impuesto fue sustentada por los congresistas opositores Luis Galarreta y Luciana León, presidentes de las Comisiones de Economía, y Comercio Exterior y Turismo, respectivamente.

León dijo que el impuesto hace posible la partición peruana en ferias turísticas internacionales y la promoción de campañas de turismo interno.

"Esta ley permite que el Estado pueda invertir en infraestructura para la puesta en valor de distintos destinos turísticos", destacó.