Un choque de trenes subterráneos en Shanghai que dejó cerca de 300 heridos se debió a la negligencia, al entrenamiento inadecuado y a una falla en una instalación eléctrica de respaldo, informó el viernes la Administración para la Seguridad en el Trabajo de Shanghai.

Las autoridades anunciaron castigos para una decena de empleados de los trenes subterráneos.

Tres operadores de trenes fueron retirados de sus cargos, informó el jueves la Dirección de Seguridad Laboral de Shanghai, mientras que nueve gerentes y empleados del sistema de trenes subterráneos también fueron castigados tras la colisión entre dos trenes subterráneos del 27 de septiembre.

Una interrupción eléctrica en la línea del tren subterráneo mientras se realizaban reparaciones causó una falla en el sistema de señalización y los despachadores después emitieron órdenes erróneas que provocaron que un tren diera alcance a otro que estaba detenido sobre las vías en una zona cercana al panorámico Jardín Yuyuan de Shanghai.

La Línea 10, que resultó afectada y que es operada por el Grupo Metropolitano de Shanghai Shentong, es una de las más nuevas y modernas de la ciudad.

El accidente sorprendió a Shanghai, una ciudad de 23 millones de habitantes que mejoró toda su infraestructura de transportes — como carreteras, aeropuertos, puertos, túneles y trenes subteráneos — antes de la celebración de la Exposición Mundial de la ciudad en 2010.

El choque ocurrió dos meses después de que dos trenes bala chocaran en un puente elevado en la provincia oriental china de Zhejiang, en un accidente en el que murieron 40 personas y otras 177 sufrieron heridas.

La colisión del 23 de julio exhibió un gran resentimiento del público chino contra los altos costos que ha asumido el gobierno en la modernización de su sistema ferroviario, particularmente en sus líneas de gran velocidad.

___

El periodista de The Associated Press Gillian Wong en Beijing contribuyó con este despacho.