Los fiscales federales en California anunciarán el viernes un operativo coordinado en muchos de los dispensarios de marihuana del estado.

Las autoridades federales iniciaron el operativo en algunos dispensarios de marihuana en California y advirtieron que deben cerrar sus puertas en 45 días o enfrentar cargos y la confiscación de sus propiedades aun cuando estén operando legalmente.

Los cuatro fiscales federales con los que cuenta el estado deberán anunciar un plan coordinado más amplio en una conferencia de prensa programada para el viernes.

En una nueva escalada en el conflicto vigente entre el gobierno de Estados Unidos y la lucrativa industria de la marihuana médica, al menos 16 dueños de tiendas de marihuana o propietarios de los locales donde éstas operan recibieron cartas esta semana donde se les indica que están violando la ley federal de drogas, aun cuando el uso de la marihuana con fines médicos es legal en California.

Desde hace 15 años, las tiendas operan bajo una ley que autoriza el uso de marihuana con fines médicos.

California fue el primer estado en aprobar una ley que legaliza el uso de marihuana en pacientes que obtuvieron recomendación médica.

The Associated Press obtuvo copias de las cartas que enviaron los fiscales a por lo menos 12 dispensarios en la ciudad de San Diego.

En ellas se afirma que la ley federal "tiene precedencia sobre la ley estatal y debe ser aplicada sin importar los usos particulares por los cuales los dispensarios están vendiendo y distribuyendo marihuana".

"De acuerdo con la ley federal de Estados Unidos, las operaciones de los dispensarios que involucran las ventas y distribución de marihuana son ilegales y están sujetas a un proceso legal y a acciones de las autoridades civiles", señalan las cartas firmadas por la fiscal federal Laura Duffy en San Diego.

"Los bienes raíces y las propiedades personales involucradas en estas operaciones pueden ser incautadas y confiscadas por el gobierno de Estados Unidos... sin importar el propósito que pueda tener el dispensario", agrega la carta.

Las acciones suceden casi dos meses después de que el gobierno del presidente Barack Obama endureció su postura sobre el consumo de la marihuana tras un período de dos años durante el cual las autoridades federales habían indicado que no actuarían de manera firme contra los dispensarios, en cumplimiento con las leyes de 16 estados en los que el consumo de la marihuana por recomendación médica es legal.