Estudiantes de cuatro universidades públicas de Colombia protestaron hoy en contra un proyecto de reforma a la educación superior que el Gobierno puso a consideración del Congreso.

Una de las protestas se registró en Cali (suroeste), capital del departamento del Valle del Cauca, en donde estudiantes de la Universidad del Valle se enfrentaron con la Policía colombiana.

Los choques entre encapuchados y miembros de la Policía obligaron al cierre parcial de vías, informaron medios locales.

Un autobús articulado de transporte masivo de una empresa de esa ciudad resulto averiado al ser atacado a pedradas, pero no hubo lesionados porque los pasajeros fueron obligados a descender del vehículo.

Protestas similares se registraron en Neiva y Montería, capitales de los departamentos del Huila (sur) y Córdoba (norte), en donde estudiantes también se enfrentaron a la Policía.

En Bogotá, según constató Efe, hubo algunos desórdenes, pero fueron controlados rápidamente por las autoridades.

Los estudiantes protestan porque, según ellos, el proyecto de reforma a la educación aumenta los valores de las matrículas y también desmejora la situación de los profesores.

Según los estudiantes, pese a que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que del proyecto se había excluido el tema de la entrada de dineros de empresas privadas a las universidades públicas, no es cierto.

Sin embargo, el Gobierno, a través de la ministra de Educación, María Fernanda Campo, aseguró a periodistas el pasado lunes que el proyecto, que fue discutido con la comunidad y diferentes representantes del sector educativo, busca generar las condiciones para que más colombianos accedan y se graduen de programas de educación superior de calidad.

Destacó que el proyecto está pensado principalmente en los estudiantes y busca generar las condiciones necesarias para que haya una mejor oferta de educación superior.

Igualmente, que más colombianos de escasos recursos y población vulnerable ingresen y se graduen de la educación superior, adecuar el sistema con la realidad nacional y armonizarlos con las tendencias regionales e internacionales y fortalecer los principios de buen gobierno y transparencia.

Igualmente, el proyecto de reforma reconoce a la educación superior como un derecho y un bien público, así como la principal herramienta para avanzar en equidad, bienestar y desarrollo, según el Gobierno.