La relación y la influencia que los autorretratos de Rembrandt han tenido en Francis Bacon son explorados por primera vez en una exhibición organizada por Pilar Ordovás, la primera que pone en marcha en su galería londinense.

Titulada "Marcas irracionales: Bacon Rembrandt", la galería de esta experta española en arte contemporáneo muestra siete cuadros, uno de ellos "Autorretrato con boina" del pintor holandés del siglo XVII, además de recortes de libros que Bacon utilizó para hacer sus trabajos.

Junto a la obra de Rembrandt, la galería incluye autorretratos raramente vistos del artista anglo-irlandés pertenecientes a coleccionistas privados, entre ellos "Estudio para autorretrato" (1964), "Autorretrato" (1972), "Tres estudios para autorretrato" (1975), "Estudio de Autorretrato" (1973), "Dos estudios de autorretrato" (1977) y "Tres estudios de autorretrato" (1969).

Según la muestra, Francis Bacon (1909-1992) pensaba que los autorretratos de Rembrandt (1606-1669) eran los mejores trabajos del artista y por ello conservó varios documentos e imágenes relacionados con la obra del pintor holandés en su estudio.

La pequeña exposición, en la galería Ordovás que acaba de abrir en la calle Saville Row de Londres, muestra algunos de estos trabajos cubiertos de pinturas y en muchos casos doblados.

Además de esas obras, Ordovás incluye una instantánea realizada por el fotógrafo Irving Penn en 1992 de Francis Bacon en su estudio con una imagen de Rembrandt que tanto admiraba colgada en la pared de fondo y salpicada de pintura.

En el año 2006, Pilar Ordovás -exdirectora del departamento de Arte Contemporáneo en Christie's de Londres, administró el patrimonio legado por Valerie Beston, la propietaria de esa fotografía, y fue entonces cuando pensó en hacer esta exposición.