Los soldados sirios irrumpieron el jueves en pueblos cercanos a la frontera con Turquía para perseguir a desertores militares, y en los combates murieron por lo menos cuatro soldados y tres civiles, dijeron activistas.

La lucha en la región norteña de Jabal al-Zawiya, donde están activos los desertores, es el indicio más reciente de la militarización del levantamiento popular de siete meses.

Hasta hace poco, la oposición siria apelaba a la resistencia pacífica. Pero desde fines de julio, un grupo que se autodenomina Ejército Sirio Libre se ha atribuido ataques en distintos puntos del país y se ha erigido en el primer desafío armado significativo al régimen autoritario del presidente Bashar Assad.

La oposición saludó la formación del grupo armado, un movimiento que podría potenciar la revuelta siria alentando la deserción de altos oficiales.

Pero la escalada podría ser contraproducente y dar al régimen un nuevo pretexto para intensificar su represión. La división sectaria en Siria, donde un régimen compuesto mayormente de alauitas — un desprendimiento del islam — gobierna a suníes y otros, también significa que la insurgencia podría desembocar rápidamente en una guerra civil.

La oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas elevó su recuento de muertos durante siete meses de inestabilidad en Siria a más de 2.900, incluso efectivos de las fuerzas de seguridad. La cifra subió por lo menos en 200 desde comienzos de septiembre.

Cuatro soldados y otras tres personas murieron en los choques del jueves en la región al oeste de Jabal al-Zawiya, dijo la Organización Siria de Derechos Humanos con sede en Londres. El grupo no especificó si los tres muertos no militares eran desertores armados o civiles.

Los Comités Locales de Coordinación, un grupo activista, no confirmó la muerte de los soldados pero dijo que tres personas fallecieron durante las operaciones militares.

Desertores sirios armados mayormente con cohetes lanzagranadas y fusiles combaten en los alrededores de Jabal al-Zawiya y en la región de Homs en el centro del país.