El gobernador Andrew Cuomo ordenó a los organismos estatales que traduzcan documentos y proporcionen intérpretes en seis idiomas nuevos para inmigrantes que solicitan servicios estatales.

La medida, con un costo de 1,5 millones de dólares, proveerá servicios a personas que ingresaron de manera irregular al país, de acuerdo con sus necesidades.

Los documentos traducidos, los cuales incluyen los de agencias de servicios sociales y para vehículos motorizados, estarán en español, uno o varios dialectos chinos, italiano, ruso, francés y creole francés.

La legislatura estatal había impulsado las traducciones, pero gobernadores anteriores las habían rechazado debido al costo.

Cuomo dijo que hay dinero para ello en el presupuesto estatal de 137.000 millones de dólares, incluso con un déficit proyectado de 2.000 millones.