El presidente Evo Morales anunció el jueves un bono adicional a los funcionarios públicos en momentos en que su gobierno afronta protestas sociales por incumplimiento de compromisos salariales.

La Central Obrera de Bolivia (COB) llamó a huelga el jueves y viernes ante el incumplimiento de un aumento salarial adicional acordado con el gobierno, pero la protesta tenía baja adhesión.

Sólo algunos sectores como maestros públicos, funcionarios de universidades estatales y trabajadores de la salud acataban la huelga. Tampoco estaban en paro los funcionarios que se beneficiarán con el incentivo.

Morales decretó un aumento de 10% en los salarios en abril que no alcanzó a funcionarios públicos. La COB demandó un 2% adicional que el gobierno no cumplió a la fecha.

El mandatario no se refirió al reclamo el jueves tras firmar el decreto que autoriza el pago de un bono equivalente a 143 dólares por única vez este año para más de 30.000 funcionarios.

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo en la ceremonia que el pago del bono es posible gracias a las buenas recaudaciones impositivas. Un pago similar fue otorgado en 2009 a la función pública.

El gobierno de Morales también afrontaba el jueves una marcha de un millar de indígenas de la amazonia que se oponen a la apertura de carretera por medio de una reserva natural, cuya construcción es impulsada por el mandatario.