Lucía Méndez negó que haya sentido miedo de morir, luego de las complicaciones que enfrentó tras ser intervenida quirúrgicamente a causa de una peritonitis, por el contrario, la actriz y cantante mexicana aseguró el jueves que siempre mantuvo viva su fe en Dios.

Méndez, de 56 años, abandonó el martes el hospital en el que estuvo internada durante varios días, y sin guardar reposo, se integró a las grabaciones de la telenovela "Esperanza del corazón", en la que da vida a la villana "Lucrecia Dupris".

"No tuve miedo, y siempre me dije: 'Dios si tú me quieres contigo, así será ... ; sin embargo, sentí algo por dentro de que me decía que no sucedería", explicó la actriz en una breve charla con la prensa.

La primera actriz señaló que, en todo caso, el que más le preocupada era su hijo Pedro Antonio, fruto de su matrimonio con el productor de televisión Pedro Torres.

"El (Pedro Antonio) está en un momento profesional muy importante, está preparando un proyecto, y no quería lastimarlo. Al salir y ver que el peligro de muerte había pasado, fue cuando pude hablar con Pedro, se enojó mucho conmigo, lloró", dijo Méndez, quien advirtió que le esperan 15 días cruciales en su recuperación aunque tendrá la fortuna de que su hijo llegará con ella el viernes.

"Estoy salvada, pero todavía estoy en observación. El intestino tiene que seguir trabajando, me cortaron ocho centímetros de intestino, tenía una hernia", dijo Méndez.

La también empresaria consideró que parte del problema que le originó la peritonitis y los problemas gastrointestinales es producto de la depresión que vivió después de que su madre, Martha Ofelia Pérez, falleciera en marzo de 2010, tan sólo diez días después de la muerte de su hermano, Carlos Antonio.

"Se me fue el hambre, me llené de trabajo, así fue mi duelo, creo que esta fue una forma de Dios para detenerme. Yo no sentía depresión, pero quizá era una depresión interna que no sabía, no comía bien, tenía el intestino delgado volteado, ha sido una lección de vida muy fuerte", expresó la actriz, quien se ve muy delgada y demacrada.

La protagonista de telenovelas como "El extraño retorno de Diana Salazar" y "Colorina" dijo que aún siente dolores al ingerir alimentos, y que la decisión de regresar tan pronto a las grabaciones de la telenovela producida por Luis de Llano se debe a su profesionalismo sumado al amor que le tiene al personaje de "Lucrecia Dupris".

"Lucrecia Dupris es un personaje que definitivamente marcará mi trayectoria, y muy especialmente mi vida para siempre", aseveró.

La intérprete dijo que las escenas que grabará en los días siguientes, "Lucrecia Dupris" se mostrara con una fuerte depresión, por lo que se verá al personaje en cama o caminando lentamente, de forma que no le representará mucho esfuerzo físico al actuar.

A modo de contribuir en la pronta recuperación de Méndez, la producción del melodrama adaptó una habitación especial en la hacienda en la que se realizan las grabaciones, ubicada al sur de la capital mexicana.

Lucía Méndez dijo que, después de los problemas de salud que enfrenta, se verá obligada a reducir su carga de trabajo como empresaria, y reiteró el compromiso con la telenovela en la que participa y con el espectáculo "Noches de cabaret", mismo que presentará el próximo 10 de noviembre, en el Teatro Metropólitan, en la capital mexicana.