La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) anunció que por primera vez en la historia del Super Bowl, que se disputará el próximo 5 de febrero en Indianápolis, se permitirá a los aficionados asistir al Día de la Prensa.

De acuerdo al anuncio ofrecido por la NFL el próximo 31 de enero, que es cuando está establecido el Día de la Prensa para el XLVI Super Bowl, se permitirá que en las gradas del Lucas Oil Stadium, donde se jugará el partido, tengan acceso 5.000 aficionados.

En el campo, además, habrá más de 3.000 periodistas acreditados para la cobertura del encuentro que entrevistarán a los jugadores de los dos equipos que lleguen a disputar el título de la NFL.

Frank Supovitz, vicepresidente de actividades de la NFL, dijo que el asunto ya se había estudiado en las ediciones anteriores del Super Bowl, pero que este año se aceptó como una buena idea.

Las entradas, sin embargo, no serán gratuitas y serán puestas a la venta a partir de diciembre próximo, aunque de acuerdo a Supovitz los precios serán "accesibles".

Los aficionados que consigan comprar las entradas para el Día de la Prensa del Super Bowl también recibirán una bolsa regalo en la que se incluye una radio con el que podrán conectar con la Cadena de la NFL y escuchar todas las entrevistas individuales que se hagan desde los sitios en los que haya colocados micrófonos.