La tormenta tropical "Philippe" ganó hoy intensidad al subir sus vientos máximos sostenidos a 110 kilómetros por hora y está a punto de transformarse en huracán en su camino por aguas abiertas del Atlántico, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

"Philippe" se desplaza hacia el norte-noreste con una velocidad de traslación de 13 kilómetros por hora y presenta vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco.

El centro, con sede en Miami, informó en su boletín de las 09.00 GMT de que "Philippe", la única tormenta activa en estos momentos en el Atlántico, se halla a 735 kilómetros al sureste de las Bermudas y podría convertirse en huracán hoy, "antes de que comience a debilitarse el próximo viernes".

El CNH pronostica que "Philippe" girará hoy hacia el noreste con un descenso en la velocidad de traslación.

"Philippe" no representa un peligro para zonas pobladas.

En lo que va de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, que comenzó el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, se han formado 16 tormentas tropicales, de las que cuatro se convirtieron en huracanes y de estos, tres fueron ciclones de gran intensidad.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés) pronosticó que durante la temporada se formarán entre 14 y 19 tormentas, de las que de 7 a 10 se transformarán en huracanes.

De ellos, entre 3 y 5 podrían ser huracanes de gran intensidad, con vientos superiores a los 178 kilómetros por hora.