Los Dolphins de Miami, que pintaban ya para ser la decepción de esta campaña en la NFL luego de no conseguir un solo triunfo en las primeras cuatro semanas, tienen ahora una nueva preocupación: su quarterback Chad Henne quedó fuera por lo que resta de la temporada.

Henne decidió someterse a una cirugía de hombro y fue colocado el jueves en la lista de los lesionados.

Los Dolphins lo reemplazaron en el plantel mediante la contratación del veterano quarterback Sage Rosenfels, dado de baja el martes por los Giants de Nueva York, luego de que se recuperó de un desorden sanguíneo que lo envió en agosto al hospital.

Henne se luxó el hombro izquierdo luego de ser derribado en el primer cuarto del encuentro del domingo, una derrota ante San diego. Pudo ser el último partido de Henne con Miami, pues su contrato expira después de la temporada.

"Es muy decepcionante", dijo el entrenador Tony Sparano.

Matt Moore sustituyó a Henne contra los Chargers y jugará su primer encuentro de inicio con los Dolphins el 17 de octubre, frente a los Jets de Nueva York.

Henne perdió sus últimos siete encuentros con los Dolphins, que tienen una foja de 0-4 y descansarán esta semana. Inmediatamente después del partido, expresó su optimismo en volver a la alineación, pero el problema resultó más grave de lo previsto.

"Es duro", dijo su compañero Jake Long. "Chad es uno de esos chicos que me agradan y que hacen todo lo posible por jugar. Pero no puede".

Moore realizó 150 jugadas durante tres días de práctica en esta semana. El otro quarterback saludable con el que contaba el equipo era el novato Pat Devlin, miembro del equipo de prácticas.

"Es la misión de Matt. Vamos a tener a Matt listo", dijo Sparano.