El gobierno griego presentará el jueves un proyecto de ley para dar licencia a miles de funcionarios públicos y reducir sus salarios ante el peligro de una próxima bancarrota nacional.

El parlamento votaría la próxima semana el proyecto de ley para suspender de empleo a 30.000 funcionarios y reducirles el salario hasta fines de año, además de reducir los sueldos de los restantes en otros 2.800 millones de euros (3.730 millones de dólares).

Esa reducciones se suman al recorte de salarios y pensiones, y una lista de aumentos fiscales adoptados en el último año y medio por el gobierno socialista ante un desempleo del 16%.

Al día siguiente de una huelga general de funcionarios, unos 50 empleados del Ministerio de Hacienda se manifestaron pacíficamente frente a la oficina del contralor general en protesta contra la reducción salarial.

En la isla de Creta, centenares de agricultores ocuparon la Oficina del Distrito en protesta por la reducción de sus salarios.

Grecia intenta cumplir las reducciones presupuestarias pactadas para recibir el próximo tramo de un crédito internacional de contingencia de 110.000 millones de euros (145.000 millones de dólares) otorgado en mayo del 2010 para evitar la bancarrota.

El ministro de Hacienda Evangelos Venizelos ha dicho que el país cuenta con fondos suficientes para pagar las pensiones, salarios y a los tenedores de bonos hasta mediados de noviembre. Empero, Grecia necesita el próximo tramo de fondos — unos 8.000 millones de euros (10.500 millones de dólares) — para evitar la bancarrota.

Es muy posible que la economía griega se contraiga un 5,5% este año y muchos analistas dan por descontado que a la postre el país incurrirá en el impago de su enorme deuda soberana.

Antes de viajar a Atenas, el ministro alemán de economía Philipp Roesler dijo que toda Europa debe ayudar a Grecia y que los empresarios alemanes invertirán en el país.

"No deberían ser esperadas de inmediato inversiones multimillonarias de euros, pero es necesario ayudar en la infraestructura y la estructura económica — porque hay dos componentes de la crisis, por una parte la deuda y por otra la falta de competencia económica", dijo Roesler a la televisión alemana ZDF.

Roesler agregó que las medidas de rescate de la eurozona a corto plazo no son de por sí suficientes para superar todos estos problemas.

"Debemos usar intensamente el tiempo que hemos ganado (con estas medidas) para construir la economía, especialmente la de los países en dificultades, y por ello viajo" a Grecia, precisó el ministro.

Mientras tanto el viceministro griego del medio Ambiente, Energía y Cambio Climático aprobó la exploración de depósitos de hidrocarburos en tres zonas al norte y sudoeste del país, con reservas combinadas de unos 250 millones de barriles de crudo.