El subsecretario italiano de Relaciones Exteriores, Vincenzo Scotti, señaló que se debe pedir la contribución de los países latinoamericanos para afrontar la crisis económica del mundo desarrollado, al clausurar el jueves los trabajos de dos días de la V Conferencia Italia-América Latina.

"En una coyuntura económica difícil, sobre todo para Europa y Estados Unidos, "los países emergentes pueden y deben dar una contribución a la estabilidad internacional", aseguró.

Planteó la necesidad de acciones comunes en una serie de medidas que den confianza a los mercados, como la reforma del sistema financiero, comercial y monetario y una creciente atención a las energías limpias".

"Italia ha siempre hablado con una sola voz, más allá de las diferencias políticas, y podemos decir que con América Latina es necesario reforzar el proceso de integración política, económica, social y cultural", agregó.

Recordó la importancia que todas las fuerzas políticas italianas dan a una relación más estrecha con América Latina y a una más amplia integración.

Cancilleres latinoamericanos y directivos de organismos multilaterales de la región asistieron a la conferencia que cada dos años se celebra en este país.

En el discurso final de la reunión realizada en el ministerio italiano de Relaciones Exteriores, Scotti subrayó "el común origen y el común destino" de América Latina e Italia y dijo que también Europa debe "construir nuevas formas de agregación con ese continente".

El ex primer ministro Massimo D'Alema manifestó que hoy, al contrario del pasado, es América Latina la que se debe preocupar de una Europa en dificultad".

"Para superar la crisis, necesitamos de una relación económica y política fuerte con América Latina, con ese continente en fuerte crecimiento y terreno de nuevas oportunidades", expresó D'Alema, para quien Italia, en virtud de las históricas relaciones con América Latina, debe pedir a Europa "más coraje para abrirse al exterior".