El poeta leonés Antonio Colinas, que acaba de escribir la crítica del último libro publicado en España de Tomas Tranströmer, "Deshielo a mediodía", ha señalado a Efe que el Nobel de Literatura 2011 es muy justo porque se trata de "un gran y auténtico poeta".

"Algunas veces la Academia Sueca nos asombra con algún premio provocador o raro, pero el sueco Tranströmer tiene una obra muy interesante atravesada por el misterio que se encuentra, en ocasiones, en el lenguaje cotidiano", ha comentado el poeta.

En opinión de Colinas, "la presencia de la naturaleza es un tema muy vivo en toda su obra. Y en este, su último libro -publicado por Nórdica-, tiene unos haikus muy interesantes, algunos de ellos realizados durante una visita a una clínica que son extremadamente logrados y certeros".

"Aparentemente hermético, pero muy vivo. Misterioso, plástico, rico en imágenes y plagado de claroscuros". Así define Colinas a este poeta, de 80 años, al que también califica de "muy nórdico".

"Es un poeta muy nórdico porque está presente esa atmósfera y ese ambiente; una presencia del bosque que remite mucho a esos países, así como a su pintura. También tiene un hálito de trascendencia en sus páginas". concluye el autor de "Sepulcro en Tarquinia".

A pesar de la satisfacción que Colinas dice haber sentido por la concesión del premio a Tranströmer, el poeta leonés espera que otro año se lo otorguen al coreano Ko Un, cuyo nombre también estaba en las quinielas, "un poeta sin par", en su opinión.