El Frente Polisario mostró hoy su rechazo a que Marruecos pueda acceder al Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente para el período 2012-2013, al considerar que es "parte implicada" en el conflicto del Sahara Occidental, un asunto que está en la agenda de ese órgano.

"Desde la objetividad, espero que compartan conmigo la preocupación legítima que se deriva del hecho de que una parte en ese conflicto entre al Consejo y la otra permanezca fuera", aseguró el representante ante la ONU del Polisario, Ahmed Bujari, en su intervención en la comisión de descolonización de Naciones Unidas.

Bujari destacó que la idea de Marruecos de acceder al máximo órgano de decisión de la ONU se produce mientras su pueblo sigue sufriendo los "abusos" de Rabat, por lo que se refirió a "la tragedia que viene golpeando" a la ciudad de Dajla, en el sur del Sáhara Occidental, desde el 25 de septiembre.

El representante saharaui indicó que esa localidad ha visto "muertos y heridos, el desencadenamiento de operaciones nocturnas de búsqueda y captura de saharauis, el incendio y la destrucción de sus propiedades y también abusos sexuales".

De los dos asientos del grupo africano de naciones que quedarán libres en enero de 2011 en el Consejo de Seguridad, Marruecos, que estuvo en el órgano ya en 1963-1964 y 1992-1993, opta a ocupar uno en competición con Mauritania, mientras que Togo ya tiene un espacio asegurado.

"El Sahara occidental es hoy un caso vergonzoso para la conciencia universal", añadió Bujari en su intervención ante la Cuarta Comisión de la Asamblea General de Naciones Unidas, encargada de los casos de descolonización y que esta semana lleva a cabo su revisión anual del conflicto por la soberanía del Sahara Occidental.

El representante saharaui recordó que ese territorio es "la última colonia africana" en la agenda de esa comisión de la ONU y señaló que la única solución al conflicto es la celebración de un referéndum de autodeterminación, que se encuentra "en el mandato que le dieron a la Minurso" o Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental.

Esa misión de la ONU funciona en el territorio bajo mandato del Consejo de Seguridad, pero no ha podido celebrar la consulta ante la falta de acuerdo entre las partes por el censo a utilizar y las opciones de voto, entre otros asuntos.

Marruecos, que ocupó el Sahara Occidental en 1975, sostiene que la única solución realista al conflicto es su propuesta de conceder la autonomía al territorio, mientras que el Frente Polisario insiste en la celebración de un referéndum que incluya la independencia entre esas opciones.

"Dejar al pueblo saharaui expresar en las urnas si quiere ser parte de la potencia ocupante o ser parte de las naciones libres y soberanas es la única vía viable y efectiva para llegar a una solución democrática", dijo Bujari en su discurso, en el que accedió a seguir negociando con Rabat bajo el paraguas de la ONU.

Señaló que su delegación ha hecho saber ya al enviado personal de la ONU, Christopher Ross, su disponibilidad "a continuar con las negociaciones en el plazo que él determine porque creemos que hay que brindarle todas las oportunidades a la vía pacifica".

Marruecos y el Polisario han celebrado desde 2007 reuniones directas y conversaciones informales sin acercar sus posiciones y ambas partes están estos días a la espera de que la ONU proponga una nueva fecha para celebrar un nuevo encuentro informal.