El Gobierno alemán alabó hoy el talento y la tenacidad de Steve Jobs, el fundador del gigante informático Apple, que falleció ayer a los 56 años a causa de un cáncer de páncreas.

El portavoz del Ejecutivo federal, Steffen Seibert, señaló a través de su cuenta de Twitter que Jobs, "con sus ideas y su sentido empresarial cambió la vida y la forma de trabajar como pocas otras personas" en el mundo.

Seibert agregó, citando al presidente estadounidense Barack Obama, que Jobs "creía que podía cambiar el mundo", y que gracias a su enorme talento, "logró hacerlo" a través de sus innovaciones tecnológicas, como el iPad o el iMac, que revolucionaron el mundo de la informática.

Por su parte, el ministro de Economía alemán, el liberal Philipp Rösler, aseguró en una entrevista en la cadena pública de televisión "ZDF" que el carismático fundador de Apple era "como un icono" y que su muerte supone una pérdida "mucho más allá de lo económico".