El Banco Central Europeo (BCE) mantendrá hoy, previsiblemente, los tipos de interés para la zona del euro en el 1,5 % y anunciará una nueva operación de inyección de liquidez en euros con vencimiento a un año.

No obstante, algunos analistas también contemplan la posibilidad de que la entidad monetaria europea baje su tasa rectora en 25 puntos básicos.

La mayor parte de los indicadores de crecimiento económico han mostrado al cierre de tercer trimestre una fuerte ralentización económica en la zona del euro, lo que ha aumentado la incertidumbre y pérdida de confianza en los mercados aportadas por la crisis de endeudamiento y la situación de Grecia.

Los bancos de la zona del euro depositaron en el BCE la cantidad récord anual de 213.206 millones de euros porque rehúsan prestarse dinero entre ellos y prefieren depositarlo en la entidad monetaria pese a que ésta remunera el efectivo sólo al 0,75 %.

A corto plazo, el principal riesgo para el crecimiento económico es el efecto que puedan tener las tensiones de los mercados financieros en la economía real.

En Atenas, ayer se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y la policía en una jornada de huelga general convocada por los principales sindicatos griegos para protestar contra las drásticas medidas de ahorro que ha aplicado el Gobierno y que son la condición para que el país reciba la ayuda financiera que necesita.

El BCE ya dijo a comienzos de septiembre que existían riesgos de un crecimiento más débil, aunque los peligros para la estabilidad de precios están equilibrados, por lo que la inflación no es un problema.

Los expertos coinciden en que el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, anunciará la reintroducción de una operación de refinanciación a un año de vencimiento en la que será su última rueda de prensa tras las reuniones del consejo de gobierno y tras una controvertida gestión de la crisis.

El consejo de gobierno del BCE se reúne hoy en Berlín, ya que celebra dos veces al año sus reuniones de política monetaria fuera de su sede central en Fráncfort.

El BCE ha incrementado este año su tasa de interés rectora en dos ocasiones de forma moderada, en abril y julio, a contracorriente de otras entidades como la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco de Japón (BoJ) y el Banco de Inglaterra y como ya hizo en julio de 2008, dos meses antes de que la quiebra de Lehman Brothers le obligara a bajarla a un nivel mínimo histórico.

También ha sido criticada por otros la decisión del BCE de comprar deuda pública para ayudar a los países de la zona del euro con dificultades de refinanciación.

Los analistas de Commerzbank prevén que el BCE recortará los tipos de interés en diciembre de forma moderada ya que contempla el escenario de que se produzca una recesión en el último trimestre de este año y en el primer trimestre de 2012.