El campeón olímpico LaShawn Merritt podrá defender su título en los 400 metros en Londres el año próximo, luego que el estadounidense salió airoso en la apelación que interpuso contra una orden del COI que veda de las justas a los deportistas con infracciones de dopaje.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo desestimó el jueves la regla sobre dopaje que había impuesto el Comité Olímpico Internacional.

La regla busca marginar tanto de los juegos de verano como los de invierno a todo deportista que ha recibido una sanción por dopaje de más de seis meses.

Pero el TAS (las siglas en inglés del tribunal con sede en Suiza) consideró que se trata de una regla "inválida y que no se puede cumplir". Advirtió que se convertía en una segunda sanción y que tampoco se ajusta al código de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

Según el fallo del panel de tres jueces, la regla del COI vendría a ser una "sanción disciplinaria" en vez de un asunto de elegibilidad para competir.

El caso tiene como eje central al estadounidense Merritt, campeón olímpico de los 400 metros en Beijing.

No estaba autorizado a competir en Londres pese a que ya había cumplido con su suspensión por dopaje a principios de este año tras dar positivo por una sustancia encontrada en un producto para mejorar el rendimiento sexual.

El Comité Olímpico de Estados Unidos presentó un recurso contra la regla y contó con el apoyo de otros comités nacionales y organismos antidopaje. El COI sostuvo que tiene la facultad de definir quiénes pueden competir en las justas.

El COI indicó el jueves que "respeta completamente" el fallo del TAS y que lo acatará. Pero indicó que tratará de lograr que la regla sea incluida cuando en 2013 se apruebe un nuevo código de la WADA.

"Estamos felices", dijo el director ejecutivo del comité estadounidense Scott Blackmun a la AP. "LaShawn cometió un error, que él mismo reconoció fue un error infantil. Estamos contentos de que podrá competir.

Entre los deportistas que se beneficiarán con el fallo, según el TAS, se incluye a la ciclista brasileña Flavia Oliveira.

La Federación Internacional de Atletismo indicó que el fallo tendrá repercusión en unos 50 atletas que esperan competir en Londres.