La Confraternidad Evangélica de Honduras expresó hoy su rechazo al concierto del artista Ricky Martin, el próximo 12 de octubre, por considerar que no es un ejemplo para la niñez del país centroamericano.

El presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, Alberto Solórzano, dijo a Efe que la organización que dirige no se opone a las preferencias sexuales del artista puertorriqueño, "porque eso es parte de su vida privada", pero que el mensaje que trae a Tegucigalpa "no es un ejemplo para la familia".

El concierto de Martin está previsto para el próximo día 12, pero ante el reclamo de un sector de los grupos evangélicos, la Secretaría del Interior y Población analiza si se autoriza o no el espectáculo, en un país que es altamente conservador.

La razón principal para que algunos sectores hondureños rechacen el concierto, incluso católicos, es la preferencia sexual de Ricky Martin, quien en 2010 confesó ser homosexual.

En una reciente carta de la Confraternidad Evangélica de Honduras dirigida al ministro del Interior y Población, Áfrico Madrid, le expresan su preocupación porque el concierto surja precisamente, en un momento de la historia hondureña en que se requiere "levantar y cultivar los más altos valores cívicos y morales".

Esos valores son "tendentes a consolidar y no debilitar la esencia misma de nuestra nacionalidad, la familia", subraya la nota.

"Nos preocupa el mensaje y el ejemplo que transmitimos en cada uno de los eventos que organizamos dirigidos a nuestra juventud, así como el modelo de familia que conceptualizamos a través de ellos", añade la misiva, de la que Solórzano remitió una copia a Efe.

Según los religiosos, conciertos como el de Martin, tienen un mensaje contradictorio, porque "con una mano se promociona la ayuda humanitaria a una fundación que trabaja y atiende a la niñez, y con la otra, se modelan conductas que promueven antivalores y que atentan contra la familia y contra esa misma niñez que pregonan apoyar".

Medios locales de prensa informaron hoy de que la Secretaría del Interior y Población determinará, posiblemente esta misma semana, si autoriza o no el espectáculo musical, que se enmarca en una gira mundial denominada "Música + Alma + Sexo" (MAS).

La eventual cancelación del concierto de Martin ha repercutido incluso en el Ministerio Público, cuya fiscal de Derechos Humanos, Sandra Ponce, ha advertido que si se le negara el ingreso al artista se estaría incurriendo en una acción xenófoba, sujeta a una acción penal.

Solórzano subrayó que los malos mensajes a la niñez y juventud de Honduras no solo se pueden transmitir en conciertos como el de Ricky Martín, sino a través de otros grupos y sectores que también promueven antivalores.

Conceptos similares expresó a Efe el también pastor evangélico y expresidente del Consejo Nacional Anticorrupción, Oswaldo Canales, quien recalcó que la comunidad religiosa aboga por "la importancia que tiene para el país orientar correctamente a la familia".