Numerosos admiradores del empresario e inventor Steve Jobs se dieron cita hoy en las tiendas de la marca en Pekín y Shanghái para homenajear al cofundador de Apple, una firma que en China ha logrado en pocos años un gran éxito y en 2011 acabó con el reinado de la local Lenovo en el mercado.

"Es el mejor profesor que he tenido esta vida", señalaba a las puertas de la Apple Store de Sanlitun (este de Pekín) el ingeniero de software Jie Bing, mientras otros admiradores del californiano dejaban junto a la entrada de la tienda ramos de flores, mensajes de cariño y otras muestras de homenaje.

No faltaron las ofrendas de manzanas, una práctica taoísta muy habitual en las tumbas chinas (donde se dejan alimentos para el finado) y que esta vez aparecían mordidas por los admiradores, para así asemejarse al inconfundible logotipo de la multinacional estadounidense.

Uno de los que dejó su manzana en el acto de homenaje manifestó a Efe que Jobs "ha cambiado nuestra forma de vivir" y señaló que "es una gran pena, pero la muerte forma parte de la vida".

En las tarjetas colocadas en el lugar podían leerse frases como "adiós maestro" o "vuela hacia un nuevo camino", mientras la tienda estaba, como de costumbre, repleta de compradores y curiosos en busca de las últimas novedades de Apple (el iPad 2 acaba de salir al mercado del país asiático).

"Es algo muy triste, su espíritu fue muy estimulante", destacó a Efe la compradora de una de estas tabletas.

También en los foros de internet los seguidores de los productos Apple mostraron su pesar por la desaparición del mito de las nuevas tecnologías.

"Su creatividad e imaginación han asombrado a todo el mundo, y su muerte significa el fin de una era", escribió en uno de los microblogs de Sina Weibo un internauta llamado Li Rong.

Jobs, a quien se le diagnosticó un cáncer de páncreas en 2004, murió ayer a los 56 años, un fallecimiento que coincidió con el lanzamiento del último modelo de iPhone, el 4S.

La compañía de la manzana mordida, que sólo tiene cuatro tiendas oficiales en China (dos en Shanghái y Pekín) pero da licencia a cientos de comercios para ofrecer sus productos, superó en el segundo trimestre de 2011 a Lenovo como líder de ingresos en el mercado chino, tras una década de dominio de la firma local.

Aunque productos como el iPhone o el iPad llegaron con bastante retraso al mercado chino, por dificultades en las negociaciones con firmas locales para su comercialización, finalmente triunfaron, si bien mucha gente los adquiere pirateados o de contrabando en el "mercado gris".

Este año han sido noticia en China las numerosas tiendas Apple Store falsas que aparecieron en varias ciudades, lo que llevó a las a las autoridades a inspecciones de los establecimientos tecnológicos y el cierre de algunos de ellos.

Además, muchos de los productos estrella de Apple, como el iPad o el iPhone, son ensamblados íntegramente en China, en los enormes complejos industriales de la multinacional taiwanesa Foxconn, que emplea en China a 800.000 trabajadores.