Al menos 167 personas han muerto y 23.000 familias han tenido que ser evacuadas por las inundaciones que afectan Camboya desde hace dos meses por el fuerte temporal, indicaron hoy los medios locales.

El portavoz del Comité Nacional de Desastres, Keo Vy, señaló que entre los fallecidos hay 68 niños y que unas 300.000 hectáreas de campos de arroz han sido anegadas, en parte por la crecida del río Mekong.

"El Gobierno y la Cruz Roja están entregando la ayuda necesaria a los afectados, se trata de las peores inundaciones en la última década", afirmó Keo Vy.

Comida y medicinas han sido repartidas entre unas 40.000 familias, mientras que el total de afectados asciende a 200.000 hogares.

Las inundaciones también han anegado más de 200 kilómetros de carreteras y 2.019 kilómetros de caminos rurales.

En 2000, unas 347 personas murieron a causa de las inundaciones, aunque los daños materiales fueron menores que este año.

En la vecina Tailandia, otras 237 personas han muerto desde el pasado julio debido a las lluvias del monzón, que han afectado a 2,4 millones de personas en 58 de las 78 provincias del país y destruido el 10 por ciento de los cultivos de arroz.

El Ejército tailandés ha desplegado 10.000 soldados, 500 vehículos y 100 botes militares para enviar ayuda y evacuar a las víctimas.

Las perspectivas para los próximos días son desalentadoras porque el tifón "Nalgae", reducido ahora a tormenta tropical, llega a Vietnam tras azotar Filipinas y los meteorólogos prevén que afectará a Tailandia con lluvias copiosas.