Cientos de afganos tomaron el jueves las calles de la capital del país en demanda del retiro inmediato de las tropas internacionales previo al décimo aniversario de la invasión encabezada por soldados estadounidenses a esta nación asiática.

La manifestación pacífica en el centro de Kabul es para recordar la invasión a Afganistán del 7 de octubre de 2001, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre contra Estados Unidos.

La invasión inició después de que el líder del Talibán, el mulá Omar, se negó a entregar a Osama bin Laden, supuestamente por su negativa a creer que el líder de al-Qaida era responsable de los atentados y porque iba contra la tradición afgana de hospitalidad y protección a los invitados.

Soldados estadounidenses mataron a Bin Laden en un operativo donde se escondía en Pakistán en mayo de este año.

Los manifestantes gritaban "No a la ocupación" y "Fuera Estadounidenses" mientras marchaban por las calles mostrando imágenes de afganos que han muerto a consecuencia de la violencia y más tarde quemaron una bandera estadounidense. La manifestación fue convocada por un diminuto partido de izquierda.

No se han programado acontecimientos especiales hasta ahora para celebrar el décimo aniversario de la invasión ni por parte del gobierno afgano ni por la OTAN.

"Estados Unidos asegura haber venido a ayudar al pueblo afgano y a ofrecer una buena vida para el pueblo afgano. Sin embargo, su propósito era ocupar nuestro país", afirmó Farzana, una mujer de 22 años.

"Ya pasaron 10 años desde la invasión a Afganistán y lo único que ha dejado es la sangre del pueblo afgano. Queremos que Estados Unidos salga de nuestro país", agregó Farzana, quien sólo se identificó por un nombre.

La activista agregó que "los atentados suicidas, la inseguridad y la corrupción están creciendo diariamente".

En tanto, en la sureña provincia de Helmand, insurgentes dispararon contra un autobús de civiles que viajaba por el distrito de Girishk, en un incidente en el que murió un hombre y un niño y otras 16 personas sufrieron heridas, informo la oficina del gobernador.

En tanto, en la sureña provincia de Uruzgan, un auto cargado con explosivos mató al comandante de una fuerza de seguridad en carreteras, Wali Jan, cuando caminaba hacia su casa, informó la policía.

La coalición encabezada por Estados Unidos tiene en la actualidad a más de 130.000 soldados desplegados en Afganistán, de los cuales 98.000 son estadounidenses.

Las fuerzas internacionales ya comenzaron a entregar la responsabilidad de la seguridad del país a fuerzas afganas y todos los soldados internacionales se preparan para abandonar Afganistán a más tardar a finales del 2014. El presidente de Estados Unidos Barak Obama anunció en julio que retiraría 10.000 soldados de Afganistán en este año y otros 23.000 para septiembre del año próximo.