Tijuana tiene a partir del miércoles como secretario de seguridad pública a un abogado que había sido destituido del mismo cargo hace tres años cuando se vivía una de las peores olas de violencia en esta ciudad fronteriza, informaron las autoridades.

El alcalde de Tijuana Carlos Bustamante designó al abogado Alberto Capella como su jefe policial, un cargo del que fue despedido en la época en la que aparecían cadáveres decapitados cerca de escuelas y cuando los tiroteos a plena luz de día entre pandillas rivales de narcotraficantes aterrorizaban a los habitantes de la ciudad.

Sin embargo, esas muestras sangrientas de violencia han desaparecido de la ciudad, ubicada del otro lado de la frontera de la ciudad estadounidense de San Diego, California.

Capella, quien rindió juramento al cargo el miércoles, es más conocido por haber disparado desde la ventana de su habitación para repeler un atentado en su contra en el 2007.

Reemplaza en el cargo al capitán del ejército retirado Gustavo Huerta, quien ocupó el cargo durante 10 meses.