El presidente palestino Mahmud Abbas pidió a los países europeos que reconozcan el estado palestino, y destacó que "no hay momento más apropiado" que el actual.

Abbas habló ante la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa el jueves, dos semanas después de solicitar el reconocimiento a las Naciones Unidas a pesar de la amenaza de veto de Washington.

De los 47 miembros del Consejo de Europa, 17 han reconocido el estado basado en las fronteras de 1967 con Israel, dijo Abbas. La asamblea está integrada por parlamentarios nacionales de los países y entiende sobre todo en materia de derechos humanos. Es un organismo distinto del Parlamento Europeo.

Abbas quiere el reconocimiento del mayor número posible de países de ese continente.

"Hay estados europeos que han dicho que lo harán: reconocerán un estado palestino en el momento apropiado", dijo. "Yo creo que no hay momento más apropiado que este momento".

La asamblea, que en gran medida simpatiza con los palestinos, ha pedido a sus seis miembros con asiento en el Consejo de Seguridad — Francia, Rusia, Gran Bretaña, Alemania, Portugal y Bosnia-Herzegovina — que apoyen la solicitud palestina en la ONU.

Frente al respaldo estadounidense al regreso a las negociaciones como condición para cualquier reconocimiento, y un cálculo político complejo en el Consejo de Seguridad, el pedido de Abbas equivale a un intento de mantener y fortalecer el apoyo de los europeos que considera solidarios.

Pero la recepción que se le tributó revela la magnitud del desafío: un aplauso amable, muy distante de las ovaciones que recibió el premier israelí Benjamin Netanyahu en mayo en el Congreso estadounidense.

En ese discurso, Netanyahu dijo que estaba dispuesto a llegar a soluciones negociadas en cuestión de territorio, pero hizo poco por atraer a los palestinos de regreso a la mesa de negociaciones. Los palestinos quieren la detención total de la construcción de asentamientos antes de reanudar el diálogo.

En respuesta a preguntas de delegados, Abbas insistió el jueves que no había "contradicción" alguna entre el pedido de reconocimiento ante el Consejo de Seguridad y el congelado proceso de paz.