Los estados costeros deben trabajar conjuntamente para reponer los elementos clave del Golfo de México que lo han hecho un puntal de la economía nacional antes de que el ecosistema se degrade y contamine tanto, que deje de ser habitable para los animales y los seres humanos, según un informe preliminar difundido el miércoles.

El Grupo para la Restauración del Ecosistema de la Costa del Golfo, establecido por el presidente Barack Obama después del catastrófico derrame petrolero del año pasado, suministró un resumen del informe a la Associated Press. El informe localiza los mayores desafíos y las cuestiones más cruciales que enfrenta la región y también ofrece una estrategia de restauración a los cinco estados costeros, Florida, Luisiana, Texas, Misisipí y Alabama.

"Uno de los resultados de todas las reuniones es despertar una sensación de urgencia", dijo a la AP la directora de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Lisa Jackson. "Uno tras otro vienen y nos dicen que 'estamos perdiendo el Golfo'. Nada de eso es irreversible, pero mientras más nos demoremos más difícil será".

El ecosistema del Golfo de México, durante mucho tiempo víctima de los esfuerzos para facilitar la navegación fluvial y prevenir inundaciones del río Misisipí, ha estado durante décadas en un estado de declinación ambiental.

El derrame de BP, el mayor que ha afectado las costas en la historia estadounidense, llamó la atención sobre el daño persistente y lento experimentado en el área que en el 2009 produjo el 30% del producto bruto nacional. El temor repentino de que el petróleo dañase el área marina y costera provocó un sentido de urgencia para buscar soluciones.

El grupo, integrado por representantes de agencias federales y estatales, estableció cuatro objetivos que requieren atención inmediata: restauración y conservación del hábitat, restablecimiento de la calidad del agua, reaprovisionamiento y protección de recursos costeros y marinos, y refuerzo de la resistencia por parte de la comunidad.

El comité también demandó que el Congreso, que todavía no ha dedicado fondos a los esfuerzos de restauración, dedique "porciones significativas" de las multas por el derrame a los esfuerzos de recuperación.

Sin embargo, para algunos funcionarios de la zona, la participación federal no es necesariamente una bonanza. El alcalde Tony Kennon de Orange Beach, en Alabama, y la concejal Leoda Bladsacker de Grand Isle, Luisiana, manifestaron poca confianza en que el grupo de tareas o sus conclusiones produzcan cambios positivos.

Kennon expresó preocupación de que la supervisión federal resulte contraproducente para los esfuerzos de restauración por temor a "las relaciones incestuosas del gobierno con las grandes petroleras".

Una prioridad señalada por el grupo de tareas es la necesidad de restablecer y preservar los procesos fluviales naturales que distribuyen y procesan sedimento y agua fresca. El sedimento, nutriente lleno de arena y roca que fluye de los ríos y arroyos para desembocar en el océano, constituye la fundación estructural del ecosistema del Golfo.

______

Ramit Plushnick-Masti está en Twitter en https://twitter.com/RamitMastiAP