Dos prominentes legisladoras de Estados Unidos le advirtieron el miércoles al organismo cultural de la ONU que perderá decenas de millones de dólares en financiamiento estadounidense si admite a Palestina como integrante antes de que haya una acuerdo de paz israelí-palestino.

Las congresistas, de un grupo de la Cámara de Representantes que supervisa ese financiamiento, dijeron que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) puede perder unos 80 millones de dólares anuales de la contribución estadounidense si acepta la recomendación de su consejo ejecutivo y admite a Palestina.

Por encima de las objeciones de Estados Unidos, el consejo ejecutivo de la UNESCO aceptó la mañana del miércoles en París recomendar la incorporación de Palestina. La votación del organismo en pleno tendría lugar a finales de mes.

Estados Unidos aporta el 22% del presupuesto de la UNESCO, pero estuvo en una minoría evidente entre los 58 miembros del consejo ejecutivo del organismo, que votó por 40-0 y 14 abstenciones en favor de la recomendación sobre la solicitud palestina. Aparte de Estados Unidos, solamente Letonia, Alemania y Rumania votaron en contra, según funcionarios estadounidenses.

Después de que se conoció la noticia sobre la recomendación del consejo ejecutivo, la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, de visita en República Dominicana, donde participa en un encuentro regional, dijo el miércoles que la Unesco "debe pensar bien antes de proceder a una votación" sobre el eventual ingreso de Palestina.

Aunque se abstuvo de comentar posibles represalias del gobierno de Estados Unidos contra la Unesco, en caso de que acepte la adhesión de Palestina, Clinton recordó en conferencia de prensa que la legislación de su país prohibe financiar organizaciones que "reconozcan entidades que aún no están completamente listas para ese reconocimiento".

Aunque algunos legisladores han propuesto suspender la ayuda estadounidense a los palestinos si insisten en ser miembros plenos de la ONU, la ley estadounidense prohíbe otorgar fondos a las Naciones Unidas o a cualquier entidad de la ONU que le conceda a la Organización para la Liberación de Palestina la misma condición que a los Estados integrantes.

Además, la legislación estadounidense puede impedir que Washington financie a cualquier organismo de la ONU que acepte miembros sin los "atributos internacionalmente reconocidos de Estado". Ese requisito es interpretado de manera general, pero no exclusiva, como la calidad de miembro de la ONU.

El Departamento de Estado dijo que estudia las implicaciones de una incorporación palestina sobre el financiamiento a la UNESCO, pero reiteró la posición estadounidense de que esa admisión complicaría el proceso de paz en el Medio Oriente al aumentar la tensión con Israel, que se opone enérgicamente a esa situación.

Los palestinos solicitaron recientemente al Consejo de Seguridad de la ONU que sean reconocidos y aceptados plenamente en las Naciones Unidas, pero Estados Unidos ha dicho que vetará la gestión a menos que haya un acuerdo de paz con Israel. Ante ese obstáculo, los palestinos decidieron buscar su incorporación en otras entidades de la ONU, como la UNESCO.

Los representantes Kay Granger y Nita Lowey instaron a la UNESCO para que no admita a los palestinos y esgrimieron la pérdida de la ayuda.

Granger, republicana, dijo en un comunicado que apoyaría reducir la contribución a la UNESCO si es aprobada la solicitud palestina.

Lowey, la demócrata que preside el grupo sobre el financiamiento, dijo también en un comunicado que la decisión del consejo de la UNESCO era "prematura y contraproducente" a las gestiones para que Israel y los palestinos vuelvan a las estancadas conversaciones de paz.