Con el comienzo de las eliminatorias del Mundial, la atención en Sudamérica se vuelca desde el próximo viernes y durante dos años sobre los estadios en los que la afición del fútbol desfogará sus pasiones por un visado a Brasil 2014.

Cada una de las nueve selecciones participantes ha elegido el fortín en el que jugará la mayoría de sus ocho partidos como local ya sea por conveniencia geográfica especial como la altitud, histórica o, incluso, porque ofrecen algún magnetismo para su éxito.

Argentina parece haber aprendido la lección de no salir del 'Monumental', del River Plate.

En el camino hacia el Mundial de México'70, los argentinos pretendían 'ahogar' a Perú en el estadio La Bombonera, del Boca Juniors, pero quedaron afuera con el inesperado empate 2-2 que sucedió a la victoria en la ida por 1-0 del equipo incaico.

En las eliminatorias para Sudáfrica 2010, Diego Maradona decidió 'castigar' a la hinchada bonaerense y llevarse a la Albiceleste a Rosario para jugar contra Brasil. El 1-3 en contra fue otra lección muy dura. Y después de esto el 'Monumental' seguirá siendo la casa de la selección argentina.

Bolivia le apuesta a la altitud de 3.650 metros de La Paz para doblegar a sus rivales en el estadio Hernando Siles. Allí lograron su única Copa América en 1963, su clasificación al Mundial de Estados Unidos'94, y perdieron con Brasil la Copa América de 1997.

El Estadio Nacional de Santiago ha sido testigo de los altos y bajos del desempeño de la selección austral y en los últimos cuatro años sus 50.000 localidades fueron colmadas para seguir los detalles del renacer del fútbol de este país gracias al estilo aportado por el entrenador argentino Marcelo Bielsa.

Colombia quiere volver a un Mundial después de una ausencia de tres ediciones y para ello ha desempolvado un viejo amuleto que, según la afición, fue vital para sellar el boleto a Italia'90, Estados Unidos'94 y Francia'98.

El estadio Metropolitano Roberto Meléndez, de la ciudad caribeña de Barranquilla fue construido para el frustrado Mundial de 1986 e inaugurado el 11 de mayo de ese año con un partido entre el Atlético Junior y la selección de Uruguay. El primer gol en ese escenario lo convirtió Enzo Francescoli.

El escenario perdió su halo tras dos derrotas contra Argentina y Perú y, aunque se logró la clasificación al mundial francés, la magia se había roto, como también el hilo de los Mundiales seguidos.

En el barrio El Batán de Quito se erige el estadio Atahualpa, inaugurado el 25 de noviembre de 1951, y que recibió su nombre en honor de uno de los últimos emperadores incas.

A pesar de ser el escenario deportivo más grande de la capital ecuatoriana, no siempre fue la sede de la selección en eliminatorias, ya que para las de 1990 y 1994 jugó en el 'Monumental', del Barcelona guayaquileño.

La Federación Ecuatoriana de Fútbol eligió de nuevo al 'Gigante del Batán' para el camino hacia Francia'98, pero solo hasta 2001 se pudo celebrar una clasificación allí. El grito se repetiría para Alemania 2006, pero no para Sudáfrica 2010.

El barrio de Sajonia tal vez sea el más oído de Paraguay en el mundo porque allí está el Defensores del Chaco.

El máximo escenario del fútbol paraguayo, inaugurado en 1917, tomó este nombre en 1932 dado que fue allí donde el Ejército situó a sus hombres para la Guerra del Chaco contra Bolivia.

Quizá por ese espíritu aguerrido que también es marca en el fútbol paraguayo, se ha convertido en una fecha especial visitar el 'Defensores', especialmente en las tres últimas eliminatorias sudamericanas en las que los rivales sufren para sacar algún punto.

Un remozado Estadio Nacional de Lima será la sede de Perú en estas eliminatorias. La última vez que el 'Coloso de José Díaz' celebró una clasificación fue en 1981, cuando la generación de Teófilo Cubillas superó a Colombia y a Uruguay camino a España'82.

Nombrar el estadio Centenario de Montevideo es darle un repaso a la historia del fútbol y muchos de sus protagonistas.

El Centenario fue el local del primer Mundial, en 1930.

El corazón futbolero de Venezuela, que antes latía en ciudades como San Cristóbal, Mérida y Barquisimeto, desde la Copa América que organizó el país en 2007 se siente en todo el territorio.

La Vinotinto ha escogido como su primer fortín al estadio José Antonio Anzoátegui, de Puerto La Cruz, para 40.000 espectadores, en el que Venezuela recibirá a Argentina el 11 de octubre.

Otro es el Monumental de Maturín, con capacidad para 52.000.