El realizador danés ha anunciado hoy que se abstendrá "de hacer cualquier afirmación pública y entrevistas", tras ser interrogado por la policía de su país en relación con unas polémicas declaraciones suyas en el último Festival de Cannes, donde afirmó que entendía a Hitler.

"Me he dado cuenta de que no tengo la capacidad de expresarme sin que se me malinterprete", ha señalado, a través de un comunicado, el director ganador de la Palma de Oro por "Bailar en la oscuridad".

Lars von Trier hirió muchas sensibilidades con sus controvertidas declaraciones en Cannes en las que señaló que empatizaba con el "Hitler hombre", a pesar de sus históricas atrocidades.

"Yo entiendo a Hitler aunque entiendo que hizo cosas equivocadas, por supuesto. Sólo estoy diciendo que entiendo al hombre, no es lo que llamaríamos un buen tipo pero siento un poco de compasión por él", aseguró tras presentar su filme "Melancolía" en la Croisette.

Hoy, según informa en el comunicado, fue interrogado a las dos de la tarde por la policía de North Zealand por los cargos presentados por la acusación en Grasse (Francia) relativos a la posible violación de las leyes francesas, que prohíben toda justificación de los crímenes de guerra.

Von Trier ya había emitido, cuando el festival lo nombró "persona non grata", un comunicado de disculpa en el que decía: "Si he herido a alguien con las palabras que dije esta mañana en la conferencia de prensa, me disculpo sinceramente. No soy antisemita ni tengo prejuicios raciales de ninguna clase ni soy un nazi".

Sin embargo, tras el suceso de hoy, el que fuera uno de los firmantes del movimiento Dogma 95 se ha dirigido a los medios por última vez para evitar futuros problemas con la justicia y volver a enfrentarse a lo que considera "acusaciones graves".

"Melancolía", que se estrenará en España el 4 de noviembre, acabó ganando el premio de interpretación femenina -para Kirsten Dunst- en Cannes y está programado en el Festival de Sitges que mañana comienza.